Al pie de la Letra

Apología del delito

Sin duda alguna la noticia del momento es la captura de Joaquín Guzmán Loera. Junto viene una extraña necesidad de trascendencia. Película y biografía eran la forma de buscar una especie de redención ante la comunidad, para defender lo indefendible. No se en qué cabeza cabe haber aceptado la invitación y después ser comparsa para ese proyecto.

Su intento propagandístico se topó con una inesperada captura originada justamente la comunicación que tenía el “Chapo” con la protagonista de “La Reina del Sur”. El trabajo de la Marina y de la Policía fue impecable y el resultado está a la vista. Pero quedan en el aire muchas preguntas. Algunos quieren castigo para los que colaboraron en la fuga, coincido, deben ser castigados. Por otra parte algunos desestiman la captura por considerarla una cortina de humo. La realidad es que es una acción importante y un éxito de las autoridades mexicanas, capturaron al delincuente más buscado del mundo.

Esta propaganda disfrazada de entrevista busca sin duda presentar una visión humana de quien se ha comportado exactamente en forma contraria. Me sorprende la forma en que justifica Sean Penn la vocación empresarial.

En la mesa quedan ciertas preguntas que incluso el gobierno estadounidense dice deben ser contestadas. En el caso de Kate del Castillo ya es añeja su admiración hacia el narcotraficante. Ya hace tiempo que le escribía cartas y le hacía peticiones para que traficara con amor. Pero el caso de Penn me intriga, ¿qué lo movió a hacerlo?, lo desconozco.

Si querían atención, ya la tienen. Si querían, fama están en camino de obtenerla. Si querían dinero, seguro se los dieron, falta que las autoridades se enteren de la cantidad, las formas de pago, los compromisos derivados de esta curiosa relación comercial.

Leí con interés el texto de la supuesta entrevista. No deja lugar a duda de que es una apología del delito. El Chapo intentó pasar a la historia como Andy Dufresne, Edmundo Dantés, Robin Hood o Howard Huges.

Es una invitación a consagrar una figura casi heroica de acciones delictivas. Es dar justificación a una vida de tráfico de drogas, violencia y homicidios. Es buscar esa pequeña veta por la que se llega de ser un salteador de caminos a ser Robin Hood.

Al presentar el delito como una opción de vida digna de conocerse vemos el verdadero lado humano del “Chapo”. Maslow diría que una vez resueltas sus necesidades de subsistencia y sociales, se topó con que quería trascender. Escogió el modo pero les falló la ejecución.

No dudo que este capítulo de nuestra historia dará para derramar ríos de tinta. Seguro también habrá muchas horas de video, películas, cortometrajes y demás.

Lo más relevante ahora es que las autoridades den el debido proceso a las determinaciones que se tomen desde lo legal para garantizar la sanción a estos delitos. En lo personal creo que la conducta de quienes intentaron la apología de muchos delitos deben también responder ante la autoridad, considero que si hay delitos que perseguir.