De política y cosas peores

De política y cosas peores

            “¿Cuánto cobras?” –le preguntó aquel sujeto a una daifa. Respondió ella: “Mil pesos por las tres cosas”. (Nota de la redacción: En aras de la claridad que debe presidir todo escrito periodístico le solicitamos a nuestro amable colaborador que precisara cuáles son esas tres cosas, pero manifestó no conocerlas. Suplicamos a nuestros lectores que suplan con imaginación la falta de puntualización). El individuo aceptó el arancel de la pendona, y juntos fueron al Hotel Ucho, que estaba cerca y servía para encuentros clandestinos. Empezaron las acciones. En el calor del coinquinar él empezó a llamarla con palabras cariciosas: le decía “mamacita”, “prieta chula” y “cochototas”. De pronto, sin embargo, pasó a la coprolalia, y comenzó a enrostrarle epítetos de denostación. La llamó “mariposilla”, “talonera” y “furcia”. Vale decir que se comportó a la manera del Doctor Jekyll y Mister Hyde. Terminó el trance, y el tipo le entregó a la musa de la noche sus mil pesos. “No –rechazó ella-. Son 2 mil”. “¡Cómo! –protestó el otro-. Antes de venir aquí me dijiste que cobrabas mil pesos”. “Sí –reconoció ella-. Pero entonces no sabía yo que tienes doble personalidad”… En su camino de destrucción por las calles de Manhattan hacia el Empire State el terrible King Kong vio a la Estatua de la Libertad. Se detuvo, clavó en ella una mirada suplicante y le preguntó: “¿Eres tú mi mamá?”… Evaluación nutricional del sexo según las calorías que el varón gasta al hacerlo. En la tradicional posición del misionero: 300 calorías. Doggie style: 500 calorías. Woman on top: 100 calorías. Salir corriendo porque llegó el marido: 7 mil 900 calorías… El enfrentamiento habido en Oaxaca entre los padres de familia de una escuela y los mal llamados maestros de la CNTE es prueba clara de que esos sedicentes profesores no son el pueblo: son enemigos del pueblo. El verdadero pueblo lo forman esos padres de familia que exigen educación para sus hijos, y que son víctima tanto de la violencia de los cenetistas como de la culpable  complacencia de quien los prohíja: el gobernador Gabino Cué. Al amparar a esa mala gente el timorato gobernante se vuelve también parte de lo malo, y causa daño al pueblo a quien debería proteger. En Oaxaca se dice ya que los líderes de la CNTE y sus mesnadas u hordas son gente del gobernador, quien llegó al cargo con su apoyo y que ahora se ve obligado a devolverles el favor. Los oaxaqueños se preguntan si se equivocaron al elegir como su gobernante a un hombre que ha mostrado tal debilidad. La CNTE es una de las mayores lacras que México padece, y Oaxaca sufre más que ningún otro estado -y más aún que el Distrito Federal- sus abusos y atropellos. Dejar sin educación a cientos de miles de niños y jóvenes es un crimen de lesa patria. En ese crimen el gobernador Gabino Cué tiene complicidad… El médico le iba a aplicar una vacuna a Pepito. Le preguntó: “¿En cuál brazo la quieres?”. “En el suyo” –le respondió el chiquillo… Don Venerino, señor nonagenario, llegó muy orgulloso a la casa de su hijo y le contó que había contratado los servicios de una rubia, y que le demostró su enjundia varonil tres veces. “¡Volví a mi primera juventud!” –declaró ufano. “¡Amparadme, Dios del Cielo! –exclamó el hijo, que por esos días había asistido a un retiro religioso-. ¡Padre mío, a sus años debe usted tener alguna precaución!”. “La tuve –contesta el veterano-. Le di un nombre falso”… Uglilia era tan fea que cuando un hombre la llamó “feíta” le dio una palmada en el hombro y le dijo con una gran sonrisa: “¡Adulador!”… El famoso detective mexicano Pancho Pánchez llegó al Cielo, y de inmediato fue llamado por el Padre Eterno. “He querido localizar a Adán –le dijo el Augusto-, y no he podido. Con eso de que ahora todos traen túnica no logro identificarlo. Encuéntralo y  tráemelo”. No pasaron 15 minutos y llegó Pancho trayendo al primer hombre. “¿Cómo hiciste para hallarlo?” –se admiró el Señor. Explicó el genial detective: “Los formé a todos y les menté la madre. Adán fue el único que no se molestó… FIN.

            MIRADOR

            El paisaje parece un gran bostezo.

            Las ramas de los árboles no tienen hojas ya. El cielo es una página gris, con dos puntos de cuervos solamente, y una vaga neblina empieza a descender por los picachos de Las Ánimas.

            Ese bostezo no es de aburrimiento. A diferencia de los hombres las cosas no se aburren. Bosteza el mundo, plácido, porque ya va a dormir. Viene el invierno, y en el invierno la tierra sueña. Sueña en la primavera. Así, aunque haya bruma, sonríe.

            Yo salgo a caminar por la vereda que lleva al monte de los pinos. Extraño la presencia de mi perro, y sé que en las veredas por donde anda él también me extraña a mí. Y he aquí que de pronto soy condecorado. Miro un venado cerca, y él me mira. Y no huye. Después de verme sigue paciendo en paz. Supo que no iba a hacerle daño. Ésa es una condecoración. Hermano ciervo él; hermano hombre yo. Y el paisaje ya no es bostezo: ahora es un gran corazón en el que latimos juntos los seres y las cosas.

            ¡Hasta mañana!...

MANGANITAS

 “… Conflictos en Oaxaca…”.

            Eso ya no causa afán,

            pues con tanto mete y saca

            los conflictos en Oaxaca

            ya nunca terminarán.