De política y cosas peores

De política y cosas peores

            El Padre Arsilio oía en confesión a Colchonera, mujer de vida no difícil, la única perendeca que el buen cura tenía en su parroquia. "Hija mía -la amonestó con paternal solicitud después de oír sus culpas-, ¿qué ganas con esa vida que llevas?''. “Padre –preguntó con tono de reproche la pendona-: ¿es confesión o es auditoría?''... Desde pequeño mostró Babalucas su tendencia a la indejez. Cierto día, siendo él niño, su padre le pidió: "Ve y pregúntale a aquel señor qué horas son''. Se dirigió Babaluquitas al caballero y le preguntó la hora. "Son las 8 menos cinco, buen niño'' –le contestó el señor, amable. Regresó Babalucas y le dijo a su papá: “Según esto son las 3''...Una monjita llegó a la dulcería y le contó a la encargada: "Hace unos días mi prima me regaló 500 gramos de chocolates que compró aquí. Tenían adentro una agüita muy sabrosa''. "Ah, sí -respondió con una sonrisa la dependienta-. Son chocolates con relleno de brandy''. "Pues me gustaron mucho'' –declaró la reverenda.  "¿Quiere otro medio kilo?'' –le preguntó la empleada. "No, -respondió, terminante, la monjita-. Quiero unos 5 litros de relleno''...Un muchacho visitó el departamento de un amigo y se sorprendió al ver que estaba poniendo un colchón sobre el televisor. "¿Por qué haces eso?'' -le preguntó extrañado. Explica el otro: "Invité a cenar a Susiflor, y estoy seguro de que al terminar la cena me dirá: “Ahora sí: a la tele''... "Mi padre era entrenador de fieras'' –le dijo la señora al marido de su hija. "Qué interesante, doña Gorgolota -respondió el muchacho-. ¿Y aprendió usted alguna habilidad?''... Admiro grandemente a Vargas Llosa. Lo considero no sólo un gran escritor sino también uno de los espíritus más lúcidos de nuestro tiempo, y eso que hay bastantes (seis). Una vez nada más he compartido con Vargas Llosa el pan y la sal, si me es permitida esa expresión de nuevo cuño, y encontré en él a un hombre amable, sencillo y de amenísima conversación. No se advertían en él los pujos y farfollas –sobre todo farfollas- que se ven en muchos intelectuales de quincalla, especialmente entre nosotros. Por eso me agradó saber que el gran peruano mira con optimismo el futuro de México, y no considera ya que su gobierno, pese a estar otra vez en manos del PRI, sea una dictadura perfecta. Las reformas que Peña Nieto ha emprendido, juzga Vargas Llosa, son plausibles, y parecen encaminadas a hacer de México un país más moderno y menos sujeto por ataduras del pasado. Espero que el escritor tenga razón, y que la inquietud que esas reformas han causado se disipe con la llegada buenos frutos. Deseo ansiosamente que Vargas Llosa tenga razón… La maestra les pregunta a las niñas: "¿Saben ustedes qué es un smoking?''. "Yo sé -contesta una-. Es un traje que se ponen los señores y al día siguiente andan de mal humor porque les duele la cabeza''... La madura profesora les dijo a los niñitos: "Colón descubrió América hace más de 500 años''. "¡Caramba! -exclama llena de admiración una niñita-. ¿Y usted todavía se acuerda?''... El tímido señorcito fue a comprarse un traje, Lo acompañó su tremebunda esposa. Después de mucho vacilar el señorcito escogió uno. "-Está horrible'' -le dice la mujer. "Pero es el que me gusta, Jodoncia'' -opuso tembloroso el pequeño señor. "Muy bien –rugió ella-. Haz lo que se te pegue la gana. Después de todo tú eres el que te vas a poner el mugriento traje ése''. "Sí -confirma el dependiente de la tienda-. Por lo menos el saco y el chaleco''... El gendarme vio al borrachito que estaba parado en una esquina, cae que no cae. "¡Oiga! -le dice-. ¡No puede usted estar parado aquí!''. "Sí puedo -responde desafiante el ebrio tipo-. Ya llevo parado más de una hora y todavía no me caigo''... Cinicio anunció que se iba a casar con una muchacha de la que se decían cosas. Uno de sus amigos trató de disuadirlo de aquel riesgoso matrimonio. "Pero, Cinicio -le dice-. ¿Cómo te vas a casar con una muchacha de segunda mano?''. "Será de segunda mano -responde el tal Cinicio-, pero todo lo demás lo tiene de primera''… FIN.

            MIRADOR

                                    Diciembre llegó ya. Los días del otoño, amarillos con el recuerdo del verano, se harán grises y blancos de nieblas y de fríos.

            Yo espero al invierno como a un amable visitante. Lo espero con mi cobija de lana y lana saltillera. Lo espero con mi tablero de ajedrez y mi copita de mezcal montañés. Lo espero con mis conciertos de Vivaldi y con mis villancicos de Bernal Jiménez; con el libro de Dickens y la taza de humeante ponche en el buró; con mi anual caminata por los nevados picos de la sierra; con la infinita charla de los amigos buenos; con el pavo, los tamales y el chocolate de las tardes.

            Así espero el invierno.

            Sé que otros lo esperan con temor, pues para ellos el invierno significa frío y hambre, soledad, y más pobreza aun en la pobreza.

            Pero en fin... Nada es perfecto...

            Ni siquiera los días de la Navidad.

            ¡Hasta mañana!...

MANGANITAS

 “… Compras navideñas…”.

            Ahora hay gozo sincero

            debido a la Navidad.

            (La hora de la verdad

            será cuando llegue enero).