De política y cosas peores

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES

“Estoy embarazada -le dijo la chica a su novio-. Si no te casas conmigo me quitaré la vida”. Respondió él: “Siempre supe que podía contar contigo”... El jefe le dijo a su empleado: “Todos estos años has sido como un hijo para mí: irrespetuoso, flojo desobediente, irresponsable...”  ...La única vez que las esposas escuchan con atención a sus esposos es cuando hablan dormidos... En tiempos de guerra un soldado alemán atacó a una chica francesa. Al terminar el asalto le dijo con orgullo: “En nueve meses tendrás un pequeño bebé. Llámalo Hans”. Respondió ella al tiempo que se arreglaba la ropa: “En nueve días tendrás una pequeña comezón. Llámala gonorrea”... El triunfo del PRI en Coahuila es inexplicable. El triunfo del PRI en Coahuila es muy explicable. ¿Cómo es posible, se preguntan muchos, que los coahuilenses hayan dado su voto al partido tricolor después de lo que ha sucedido en el Estado? Primera aclaración: el triunfo no se lo dieron al PRI los coahuilenses; se lo dieron los priistas coahuilenses, lo cual es muy distinto. Esa victoria, con todo lo contundente y aplastante que haya sido, no debe inspirar una actitud de triunfalismo a los priistas, ni ensoberbecerlos. Lo cierto es que hubo un alto índice de abstencionismo, no porque los ciudadanos de Coahuila sean indiferentes a las cuestiones públicas -en otras elecciones han acudido a las urnas en proporción muy superior a la media nacional-, sino porque la elección de legisladores, sean locales o federales, no les interesa mayormente, a diferencia de cuando deben elegir presidente de la República, gobernador o alcalde. En esta elección, como en todas, al PRI le convenía que los electores no fueran a votar, y su deseo se cumplió. Eso por una parte. Por la otra, hay que decir que el PRI es el único partido que en Coahuila ha trabajado para tener una estructura sólida, bien organizada, y por lo tanto eficaz, en tanto que el PAN vive sumido en perpetuas pugnas que lo han debilitado. Alguien preguntará: ¿y el reciente triunfo del PAN en la elección de alcalde en la capital del Estado? Ese triunfo no lo obtuvo el PAN: lo obtuvo su candidato. El pasado domingo el PRI actuó con la eficacia de una máquina bien aceitada, fruto de un trabajo realizado durante meses con sus bases, en tanto que el PAN le apostó todas sus fichas a un deseo de alternancia por parte de los electores, cosa que en esta elección no se manifestó. Abstencionismo, pues, y estructura. Tales fueron las bases en que se fincó el carro completo obtenido por el PRI. Eso no favorece la causa de la democracia. El triunfo del partido tricolor, aunque haya sido absoluto, de ninguna manera implica un voto de confianza para el priismo por parte de los coahuilenses. Si los priistas reconocen esto, si no caen en la soberbia y la autosuficiencia, podrán hacer frente al gran desafío electoral que les espera: el de la elección de gobernador. En caso contrario ahí están los ciudadanos que en esta jornada electoral no fueron a votar, pero que de seguro lo harán en la siguiente... Aquel hombre se casó con una mujer tan gorda que para consumar el matrimonio requirió la ayuda de un amigo que lo guiara para llegar al anhelado sitio: “Dale... Dale... Quebrándose, quebrándose... Dale... Ai’stá”. (Ese hombre tiene ya 10 años de casado, y es fecha que todavía no ha visto completa a su mujer)... Le dijo un tipo a otro: “Mi esposa lleva ya una semana sin hablarme”. Pregunta el otro ansiosamente: “¿Cómo le hiciste?”... Augurio Malsinado tenía tan mala suerte que un día se puso un caracol en la oreja para oír el mar, y sonó ocupado... Un amigo de Babalucas le hacía la ronda a una bella corista. Le contó a Babalucas: “Antier le regalé a Nalgarina un collar de esmeraldas; ayer le di un anillo de brillantes, y hoy le obsequié un abrigo de piel. Creo que mañana me la tiraré”. “¡Oye no! -le dice el tonto roque-. ¡Ya has hecho demasiado por ella!”... La señora le dijo al psiquiatra: “Entré en mi recámara y vi a mi hijo adolescente. Se había puesto un vestido, medias, liguero, brassiére, panty y zapatos de tacón alto”. Dijo el analista: “Eso debe ser para usted motivo de atención”. “Claro que sí -admite la señora-. Mil veces le he dicho al muchacho que no se ande poniendo las cosas de su papá”... FIN.

Mirador


Malbéne se da a sí mismo el título de “francotirador de la teología”. No es de extrañar, entonces, que con frecuencia irrite a sus colegas. Leamos uno de sus últimos textos:“... Algunos hombres y mujeres de religión han actuado como si Dios hubiese hecho el alma, y el demonio el cuerpo. Han visto en su cuerpo un enemigo al que hay que castigar continuamente para reprimirlo. Lo han golpeado hasta hacerlo sangrar, lo han punzado con cilicios y espinas, lo han sometido a toda suerte de privaciones, sacrificios y mortificaciones. Y ¿no es acaso el cuerpo el templo del Espíritu Santo? ¿No es también, como el alma, obra de Dios?...”.Añade el controvertido teólogo:“...Debemos respeto a nuestro cuerpo en la misma medida que lo debemos a nuestra alma. Ambas entidades son creación divina, y por tanto sagradas las dos. Atentar contra el cuerpo es dañar al espíritu, y es también hacer agravio a la obra del Padre...”.Hay quienes dicen que Malbéne es un radical. Contesta él: “Lo soy. Siempre procuro ir a la raíz”.¡Hasta mañana!...

Manganitas

“... Saquean tiendas en Brasil por la derrota...”.Pienso que no hubiera habidoen Alemania saqueossi, según nuestros deseos,su equipo hubiera perdido.