Ciencia, educación y ambiente

Una roca indispensable

El recurso natural que nos rodea en ocasiones se vincula de manera tan natural con nuestra sobrevivencia que no valoramos su presencia ni llegamos a considerar que pasaría si ya no estuviera a nuestro alcance. Algo así sucede con un elemento tan valioso que llegó a servir a lo largo del tiempo de muchas maneras entre ellas como forma de pago, para conservar alimentos, como insumo exclusivo en la comida de los reyes, como una importante fuente de trabajo y muchos otros aspectos de gran interés que motivó y sigue haciéndolo un valioso mineral que es la sal.

Su uso como conservador de alimentos y para la elaboración de los mismos fue uno de las primeras y más importantes aplicaciones que se le dio, incluso los chinos la utilizaban para elaborar salsas como la de soya, la que a la fecha conserva gran cantidad de sal. La carne y otros productos se podían conservar y así los comerciantes llegaban a grandes distancias con sus alimentos en buenas condiciones. Para mayor abundamiento algo significativo que denota su importancia es que la palabra "salario", sinónimo de remuneración, deriva del pago que en sal se hacía en varias ocasiones a los trabajadores en las culturas romana y griega

En nuestro país existen antecedentes del uso de la sal en las comunidades prehispánicas y la importancia de éste producto en la alimentación, sin embargo hasta el año 1929 se presenta una publicación de corte histórico sobre la sal intitulado "Influencia de la sal en la distribución de los grupos indígenas de México" de Miguel de Othon y Mendizábal que narra la interesante historia y aplicación de éste producto natural en la vida cotidiana. La sal en México ha sido fundamental en la economía del país e incluso ha sido utilizada para la producción de plata.

El consumo de la sal, también se asocia al estado de salud de sus consumidores como se observó en Japón en donde la ingesta diaria promedio es de 26 gramos de sal lo que ocasiona hipertensión arterial. Sin embargo la sal es necesaria para el organismo, ya que además de mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo, permite la transmisión de los impulsos nerviosos, y la absorción de nutrientes, previene la presencia de calambres musculares, y evita el exceso de salivación entre otros beneficios.

Como siempre suele suceder, si bien la sal es fundamental para nuestro organismo los excesos en su consumo pueden producir enfermedades, incluso se considera que la población occidental tiene un consumo 9 veces mayor a la dosis recomendada, y que se incluye en alimentos industrializados, chips, encurtidos etc. Sin considerar la sal que adicionamos a la comida cuando debemos consumir unos 4 gramos al día y en realidad consumimos entre 10 y 12 gramos.