Ciencia, educación y ambiente

Personaje que trasciende

¿Cuántos personajes han sido trascendentes en nuestra vida? Seguramente varios, simplemente, si hacemos memoria quizá encontremos en nuestro camino a familiares, amigos, algún médico, o alguien que dejó recuerdos imborrables y que incluso incidieron en nuestras decisiones. Entre todos ellos tal vez se encuentre en nuestros recuerdos algún maestro.

En México se estima de acuerdo al reporte del INEE que hay aproximadamente un millón 475 mil 456 docentes abarcando los niveles desde preescolar hasta media superior. También suman millones de alumnos los que son atendidos por los referidos docentes y seguramente cada uno de ellos tendrá algo de lo que en su vida significó la enseñanza académica y el ejemplo de alguno de sus maestros. Pues hemos conocido maestros que nos motivan y apoyan para enfrentar con éxito los retos que significan cursar algunas materias o concluir nuestros estudios. Pero también sabemos de maestros que se recuerdan por su trato poco estimulante y por generarle conflictos emocionales al estudiante que incluso le han llevado a abandonar los estudios.

Afortunadamente los recuerdos positivos son mayores, como sucedió con un grupo de estudiantes que en el año 1917 en la capital potosina se reunían cada 15 de mayo a celebrar el onomástico de un querido maestro llamado Isidro. Era famosa esta reunión pues acudían los ex alumnos del maestro Isidro desde diversas partes incluso del extranjero. Quizá con este antecedente un año después en 1918 se instituye por el Congreso de la Unión el 15 de mayo como un festejo nacional para reconocer al maestro, personaje en la construcción del país pues es quien transmite el conocimiento a las nuevas generaciones para enfrentar con mayor certeza la vida cotidiana y quien tiene la gran responsabilidad de despertar el interés y la curiosidad del estudiante por conocer más y formarse durante toda la vida.

Ahora el docente enfrenta un reto más, ya que el avance de la ciencia y la tecnología proveen herramientas tecnológicas que informan al estudiante pero que también le toman parte importante de su atención. Esta ahora un área que el maestro debe abordar como su quehacer docente, manejar estas herramientas y llevar su conocimiento a través de ellas a sus alumnos ahora en la modalidad presencial y en la cada vez más demandada educación a distancia. El maestro seguirá siendo un personaje que trasciende.