Ciencia, educación y ambiente

Un ilustre mexicano

Afortunadamente existen en nuestro país personajes notables que han contribuido con su intelecto a mejorar las condiciones de vida actual y a que la podamos disfrutar mejor, así identificamos a: pintores, músicos, escultores, investigadores, educadores y muchos otros que insisto afortunadamente han existido como parte de nuestra sociedad o aún están presentes. Sin embargo el reconocimiento que les damos a veces es nulo o se restringe a cerrados círculos sociales que básicamente se asocian al tema en el que destacó ese personaje. Tal es el caso de un ilustre mexicano Porfirio Parra nacido en el estado de Chihuahua un mes de febrero de 1854, quien fue un importante forjador intelectual del siglo pasado. Aunque también en este mes nacieron otros ilustres personajes como lo fue José Vasconcelos con quien Porfirio Parra impulsó la educación en México.

Parra fue encargado por Justo Sierra entonces Ministro de Educación Pública y Bellas Artes, de llevar a cabo varias actividades en beneficio de la educación entre ellas en el año 1905 la organización de un Congreso Nacional Pedagógico para establecer los criterios que permitieran uniformar la enseñanza de la primaria en el país atendiendo los problemas que se consideraban relevantes siendo estos: la uniformidad de la educación nacional e indígena; los problemas de las escuelas profesionales y el diseño del plan nacional antialcohólico. Cabe destacar como se consideraba afectada la educación por los problemas de alcoholismo.

La formación amplia y polifacética de Parra le permitía desempeñarse en diversos ámbitos de la vida en el país ya que fue un filósofo, científico, periodista, literato historiador, médico cirujano pero sobre todo un gran maestro que por sus méritos fue nombrado como director fundador de la Escuela Nacional de Altos Estudios institución que tenía como finalidad "formar profesores y sabios especialistas" privilegiando una educación eminentemente práctica y superior a la que impartían las escuelas profesionales.

La formación profesional y de calidad fue un tema de gran relevancia cuando en el México de principios del siglo XX se establecían las instituciones que formarían a quienes forjarían el país moderno que todos aspiraban. En este proceso incidieron diversas corrientes de pensamiento entre ellas el positivismo del que Parra estaba convencido. En esa etapa nació la Universidad Nacional y se impulsó la educación en el país.