Ciencia, educación y ambiente

Los extraños seres vivos

En ésta época de lluvias podemos observar la gran cantidad de vegetación que reverdece en diferentes lugares, ya que el agua permite esta grata presencia en los campos, jardines, bosques y en tantos sitios en donde la naturaleza se expresa.

Dentro de toda esta biodiversidad y en ésta temporada de lluvias encontraremos quizá cerca de algún árbol o en lugares húmedos y sombreados a un singular organismo que conocemos como hongo. Aunque si bien este ser vivo forma parte de nuestra alimentación, y nos resultan comunes algunas especies, no podemos dejar de reconocer la gran variedad que existe en el Reino Fungui al que pertenecen, ya que los hay microscópicos, venenosos, alucinógenos, medicinales, entre muchas otras variedades que aún se siguen descubriendo y que viven en lugares insospechados e incluso de tamaños gigantescos como el que se encontró en Oregón, Estados Unidos que abarcaba una superficie mayor a 40 estadios de fútbol

Los hongos tienen en ocasiones colores vistosos e incluso se han utilizado para ilustrar cuentos de hadas pero sus formas y colores varían ya que carecen de clorofila, algunos son blancos con gotas de color rojo que parecen ser de sangre y curiosamente tienen cualidades anticoagulantes, en esta gran diversidad encontramos también hongos bioluminiscentes, y hongos que parecen corales, el mundo de los hongos es realmente amplio y diverso existen más de setenta y tres mil especies identificadas y seguramente aparecerán más en el futuro.

Este curioso organismo ha sido de enorme beneficio para la humanidad al ser la base de algunos antibióticos entre ellos la penicilina o los que se utilizan en la industria de la panadería y para la elaboración de bebidas como la cerveza.

En algunas partes los hongos conocidos como trufas son tan cotizadas que se adiestran perros para que las encuentren mediante el olfato, en el lugar donde crecen.

Los hongos son muy diversos en sus formas y tamaños, pero también en sus efectos tanto positivos como negativos en los seres humanos, existen referencias antiguas de su toxicidad ya desde el Génesis se habla de un árbol tabú que no se debe comer ni tocar por su sus efectos nocivos, incluso se dice que Buda 486 a.C murió envenenado por comer un plato de setas.

Los hongos son también un buen alimento que conviene ingerir con moderación ya que poseen quitina lo que hace difícil la digestión. Sin embargo siempre es parte de la época de lluvias deleitarnos con un platillo que contenga los curiosos y variados hongos que en México existen.