Ciencia, educación y ambiente

El calor y la rabia

Seguramente hemos escuchado que con la época de calor se presentan muchas enfermedades, particularmente del aparato digestivo o incluso respiratorio, por lo mismo hace tiempo las abuelas, nos hacían tomar las medicinas naturales que ellas preparaban para estar en condiciones de sortear con buena salud ésta temporada, tambiénparte de las recomendaciones era no acercarse a los perros callejeros pues podían enfermarse de rabia y transmitirla a los humanos, creencia asociada a la manera de comprender y explicarse la causa de la enfermedad en este caso la culpa la tenía el calor.

La rabia es tan antigua como la humanidad ya se consideraba por los griegos como una influencia maligna de la constelación "perro" de Orion y la sanadora era la Diosa Artemisa. La forma de curarla ha sido también diversa en diferentes etapas, pasando por la aplicación de ventosas, baños calientes, sangrías, enemas, entre otros también al considerar que los problemas de salud tenían causas mágicas y religiosas, la rabia se trataba por medio de oraciones y penitencias. Sin embargo nada de esto funcionó hasta que a mediados del siglo XIX se logró descubrir el mundo microbiano.

La primera vacuna que se logra fue la de la viruela en1789 y los primeros estudios sobre la rabia fueron realizados a través de experimentos en conejos por el profesor Galtier. Otro investigador Luis Pasteur preocupado por los efectos tan impactantes en el ser humano causados por la rabia que se transmitían por la mordida de los perros infectados, realiza múltiples experimentos y finalmente obtiene un virus que su incubación dura 14 días, el que utiliza para realizar la primera inmunización contra la enfermedad en un niño de 9 años que había sido atacado por un perro rabioso y le había causado más de 12 mordeduras profundas, su madre lo llevó a que lo atendieran diversos médicos los que le confirmaron su imposible curación. Ante esta circunstancia lo llevo con Pasteur quien inició una serie de vacunas consecutivas durante un periodo de tiempo. El mismo Pasteur confiesa que era tanta su angustia por la espera de la reacción de las vacunas, que se retiró al campo esperando la noticia de su mejoría o no. Cuando regresa a París se entera que había sanado.

El gusto fue muy grande ya que se había encontrado por fin el remedio a una enfermedad mortal, de tal suerte que en los siguientes 18 meses Pasteur logró curar más de 2 500 personas. De esta manera se abrió el camino de la inmunología apoyándose la investigación con la apertura en 1888 del Instituto Pasteur el que es ahora un importante centro de investigación a nivel mundial.