Ciencia, educación y ambiente

Votar Para Ser Ciudadana

Seguramente en más de una ocasión hemos escuchado el refrán que dice “el que persevera alcanza” y lo aplicamos cuándo se pretende lograr una meta, que amerita para alcanzarla recorrer un camino con muchos obstáculos. Esta descripción bien puede aplicarse al trayecto que han tenido que recorrer 50 % de la humanidad, es decir las mujeres, para lograr algo realmente importante, ser reconocidas como ciudadanas con derecho al voto.

Esta lucha que en nuestro país se llevó a cabo durante varios años se logra finalmente el 17 de octubre de 1953 hace apenas unos años. Y posterior a la posibilidad de emitir su voto que tenían ya las mujeres de 25 países.

Si bien la lucha por el sufragio no fue sencilla a las inglesas les tomó 40 años para lograrlo en 1928 a las francesas y españolas más de 60 años, en otros casos menos tardados como en Nueva Zelanda Australia y Noruega tienen ya más de 100 años de haber reconocido este derecho.

En América Latina el primer país en otorgar el voto fue el Ecuador en 1929, despúes lo establecen 10 países más en nuestro continente antes de México. Cabe mencionar que algunos estados permitieron a las mujeres el votar y ser electas como sucedió en Chiapas Yucatán y Tabasco en 1916 lográndose que en Yucatán que en el año de 1923 se eligiera a la primera diputada Elvia Carrillo Puerto y posteriormente a la primera regidora en Mérida.

Las jóvenes generaciones se preguntarán porque tardó tanto nuestro país en reconocer este derecho, y los argumentos están en los registros de las sesiones de la Cámara en donde los congresistas argumentaban que si las mujeres obtenían el derecho al voto se perdería la “unidad familiar” o que se podrían interesar por asuntos ajenos a sus hogares y familias por lo que había que tenerlas fuera del juego democrático. Era por lo tanto un interés por mantener a las mujeres en el círculo restringido del hogar. Seguramente se habrá intentado por parte de algún distinguido personaje de la época hacer entrar en razón a las mujeres que se organizaron para encabezar un movimiento que lograra el derecho femenino a la ciudadanía el que finalmente se alcanza en el año de 1953 cuando el presidente Ruíz Cortines envía una iniciativa a la Cámara que otorga el voto a la población femenina mexicana, en donde se puede leer:“Son ciudadanos de la República, los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan además, los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años siendo casados, o 21 si no lo son, y tener un modo honesto de vivir”.