Ciencia, educación y ambiente

Residuos modernos

Es un hecho que en las fiestas y celebraciones de éste fin de año así como en todas las que se nos presenten en 2015 seguramente festejaremos con alguna reunión en donde será como siempre la comida eterna protagonista. El problema de elaborarla se resuelve en muchas ocasiones comprándola ya preparada o recurriendo a los acostumbrados tacos carnitas, barbacoa, u otros alimentos dependiendo del recurso y la ocasión así se resuelve el embrollo de cocinar y preparar una buena cantidad de alimentos. Sin embargo nos enfrentamos al problema que coloquialmente conocemos como basura que no se resuelve tan fácil, y que generamos con nuestros malos hábitos de consumo.

En éste caso hipotético de las reuniones masivas preferimos los recipientes desechables y hechos con un material que es el unicel el que es altamente nocivo y que se ubica entre los que tardan muchos años en biodegradarse.

Simplemente para hacer una comparación en cuanto a tiempos de biodegradación conocemos que los envases de papel tardan en este proceso de tres semanas a seis meses; los de tetrapack 5 años; madera de 2 a 3 años; de celofán de 1 a 2 años y los de unicel o poliestireno tardan de 500 a mil años, lo que significa que por algún lugar estarán los residuos de las fiestas de 2014 si fue utilizado éste producto para los eventos navideños, es decir que permanecerán más allá de nuestra presencia en el planeta.

El poliestireno tarda tanto en biodegradarse porque es un polímero derivado del petróleo al que se le adiciona otro producto conocido como estireno que hace que se expanda. Al poliestireno se le conoce como el "rey del plástico" que tiene grandes ventajas entre ellas ser liviano, irrompible, impermeable, aislante térmico, moldeable etc. Todas estas ventajas le llevan a ser utilizado para empaques, de electrodomésticos, cosméticos, juguetes entre otros, ocupando un peso mínimo casi del 7% de la cantidad de basura que generamos en el hogar Sin embargo tenemos reportes de su impacto negativo al medio ambiente y su efecto nocivo en la flora y fauna tanto terrestre como acuática y principalmente marina.

Sin embargo puede reciclarse, o utilizarse para generar electricidad, o incluso utilizarse para conformar rellenos sanitarios.

El problema en éste como otros residuos es que nuestros hábitos de consumo nos han llevado a incrementar de manera importante los residuos no biodegradables y a manejarlos inadecuadamente. Una persona en 1950 generaba 0.37 gramos de residuos al día, en un 80% orgánico; en 2011 se reporta 1.4 kg. Por persona con este escenario la alternativa es incrementar el reciclaje ya que de acuerdo a la Secretaría del Medio Ambiente en nuestro país se recicla el 1% de las 100 mil toneladas de basura que se generan a nivel nacional.