Ciencia, educación y ambiente

Perdón tardío

En una villa en Florencia hace ya 374 años muere ciego y cumpliendo una condena que le significó prisión domiciliaria por ocho años, un hombre de ciencia de 78 años de edad

Con estas líneas se podría pensar que era alguien que había cometido un delito, y que purgaba su justa condena. Sin embargo a éste hombre de ciencia se le acusó por "afirmar que la tierra gira alrededor del sol, y que además gira sobre su propio eje". Este pensamiento fue calificado en el año 1616 por la Iglesia Católica en Italia como "absurdo, erróneo, filosófica y teológicamente falsa y como mínimo un error de fe" Esta circunstancia llevó al científico astrónomo, filósofo, matemático y físico Galileo Galilei a sufrir la soledad, amargura, y abandono que debía pasar un penitente de la inquisición.

La visión analítica de Galileo así como su profundo conocimiento de las materias que le permitieron comprender mejor el orden natural, le llevaron a lograr múltiples descubrimientos con las consecuentes aportaciones al avance de la ciencia como fue que gracias a su observación y deducciones inventó el péndulo, situación que también contribuyó a la definición de las leyes del movimiento con importantes aportaciones a las ciencias del movimiento y la mecánica. En éste afán por investigar y comprender el mundo que le rodeaba construyó un telescopio que le llevó a descubrir como el mismo afirmó "maravillas ocultas a los siglos pasados" y justamente lo expresó cuándo contempló las estrellas con mayor precisión, observando que no estaban fijas sino que aparecían y desaparecían a lo largo del año, asimismo descubrió cuatro planetas y satélites de Júpiter pero sobre todo que se movían alrededor del sol.

Con estos conocimientos publicó en Venecia un tratado titulado "Mensajero Sideral" donde demuestra que la tierra no era el centro del universo. En consecuencia además de prohibir la lectura de ésta obra el Santo Oficio amonesta a Galileo y le obliga a negar todo lo que él había afirmado, sin embargo al hacerlo pronuncia que la tierra "sin embargo se mueve" y es finalmente condenado a la prisión domiciliaria hasta su muerte negándole un funeral público.

Con mayor visión y ante la certeza del conocimiento científico después de 376 años el 31 de octubre de 1992 el Papa Juan Pablo II expresa una disculpa a Galileo por el equivocado juicio que el Santo Oficio le aplicó.

Finalmente Galileo es reconocido.