Ciencia, educación y ambiente

Patriotismo

Una de las palabras que más frecuentemente escuchamos en particular durante el mes de septiembre, es patriotismo, específicamente cuando esta palabra se vincula con todos los aspectos que tienen que ver con la patria.

Aunque las definiciones efectivamente la asocian a sentimientos y afectos que nos ligan al lugar donde nacemos, es de señalar que también se vinculan éstos afectos a determinados valores, historia y cultura, todos ellos los hemos cultivado como sociedad a lo largo de nuestra historia, sin embargo escasamente pensamos en nuestro comportamiento y actuación como ciudadanos y de la gran responsabilidad que este hecho significa.

Como buenos mexicanos estamos orgullosos de nuestro país, de su cultura, de sus riquezas naturales, de todo lo que significa ser parte de una nación con historia y tradiciones, sin embargo al momento de considerar el cuidado y la conservación de estos aspectos que tanto nos enorgullecen poco nos sumamos a los múltiples esfuerzos que se realizan para este fin.

Consideremos en este sentido la riqueza natural de México que por su ubicación, relieve y clima nos ubica entre los cinco primeros países del mundo, según los datos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad. Nuestro país posee tres de las 37 áreas silvestres del planeta con un 70% o más de su hábitat original en buenas condiciones, la diversidad de aves, flora y fauna en general, la riqueza marina, suman una gran cantidad de recursos que son motivo de nuestro orgullo pero que a la vez nos convierte en custodios responsables de los mismos.

En este sentido cabría preguntarnos ¿qué tanto conocemos esta riqueza natural? Quizá sea necesario realizar importantes campañas de difusión, o promover la elaboración de material didáctico alusivo, así como campañas de información para despertar la conciencia y el interés por conservar y conocer mejor nuestros recursos.

En este sentido no sería también fomentar el patriotismo y el amor a la patria el promover conductas y hábitos que nos lleven a ser más responsables con la riqueza natural que tiene nuestro país, cuidar el agua, no tirar basura, evitar la contaminación de nuestros acuíferos, fomentar la reforestación, cambiar nuestros hábitos de consumo, respetar nuestro entorno natural y considerar que el amor a la patria no es nada más cuestión de una fiesta anual o eventos alusivos sino una permanente conciencia y actitud responsable hacia la riqueza natural de nuestro país.