Ciencia, educación y ambiente

Maternidad y trabajo

En este día encontraremos los restaurantes saturados, y además largas filas de espera para ingresar, las tiendas de regalos haciendo su agosto, y ni se diga del alto costo de las flores que en este día alcanzan cifras insospechadas. ¿El motivo? Es el Día de las Madres que de acuerdo a la Procuraduría Federal del Consumidor, es un día en que los mexicanos gastamos como si fuera la Navidad o el Año Nuevo.

Este festivo día se instauró en los Estado Unidos en el año 1914 a instancias de Anna Jarvis una activista social que quería conmemorar a su madre y a las mujeres que realizaron actividades durante la Guerra de Secesión, sin embargo posteriormente se opuso con mucha insistencia a que se continuará celebrando por la "excesiva comercialización" que ya éste día tenía como parte de sus festejos.

En México durante el gobierno de Álvaro Obregón se empezó a invitar a la sociedad a festejar el Día de la Madre el 10 de mayo y posteriormente se llegó a celebrar con una semana de festejos, incluso en el año de 1942 el Monte de Piedad ofreció a las madres que tenían empeñada su máquina de coser que la retiraran sin costo.

Hoy en día celebramos la imagen materna que cada vez trasciende más a la mujer que se queda en casa haciendo exclusivamente labores domésticas. Hace algunos años apenas, que las mujeres se han incorporado de manera más abierta a las actividades laborales, pero sin dejar de atender las del hogar, como lo muestra la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) en donde el 44% de mujeres mayores de 15 años tiene participación económica y de éstas el 98% combina la actividad laboral con las de casa. En este escenario más del 30 % trabaja en empresas y otro tanto en el sector informal, y solo el 17% en instituciones. Sin embargo los salarios que perciben las mujeres aún son desiguales en relación al varón como se registra que en los Estado Unidos por cada dólar que gana un hombre una mujer alcanza 77 centavos. En México la CNDH destaca que las mujeres obtienen menores ingresos por el mismo trabajo que un varón.

Ante la sociedad tan compleja que vivimos empieza a presentarse el cuestionamiento a las madres que trabajan, porque aparentemente desatienden el cuidado de los hijos situación que mediante estudios de algunas Universidades entre ellas la de Maryland demuestra que las madres pasan ahora más tiempo de calidad con sus hijos que en los años 70 del siglo pasado.