Ciencia, educación y ambiente

Inventos femeninos

Con motivo de la celebración del reciente 8 de marzo "Día internacional de la mujer" hemos escuchado varios pronunciamientos sobre la importancia de que las mujeres tengamos un reconocimiento amplio tanto, a las diversas capacidades con las que nos dotó la naturaleza, así como el derecho a una vida sin violencia, el derecho a la salud, a la educación y desde luego a vivir en un mundo equitativo.

Todos estos planteamientos y seguramente muchos otros más que se pronuncien para mejorar la calidad de vida de las mujeres, se originan en las ancestrales formas que las culturas humanas construyeron sus normas sociales, considerando en este proceso a la mujer como un ser inferior con escasa presencia en la sociedad. Baste recordar lo que el gran filósofo Aristóteles mencionaba al referirse a las mujeres "naturalmente desarmado e incapaz de asegurar su propia defensa, el cuerpo femenino está dotado además de un cerebro pequeño" situación que derivaba en una capacidad intelectual disminuida en relación al hombre.

Con esta creencia era difícil que las mujeres pudieran acceder al menos a la educación básica, ya ni pensar que pudieran ser personajes de la vida intelectual de la sociedad, y menos que se acercaran a la generación del conocimiento o ciencia.

Aun así y con todas las limitaciones impuestas por la sociedad se registra en la historia la presencia de varias mujeres que gracias a sus observaciones y conocimientos lograron demostrar que Aristóteles estaba en un error. Caso específico lo fue la reina egipcia Merith Ptah considerada el equivalente a un actual ministro de salud, que hizo grandes aportaciones la medicina de su época, siendo la primera mujer mencionada en la historia de la medicina y en la historia de la ciencia, ella vivió 2 700 años antes de Cristo.

También en estos registros se puede encontrar la referencia de la emperatriz Si Ling Chi que vivió 2400 años a.C. quien era una extraordinaria observadora ya que un día en el que como buena monarca estaba plácidamente tomando un té bajo un árbol de mora cayó en su bebida un gusano, que al observarlo moverse por el efecto del calor alcanzó a distinguir que desprendía un brillante hilillo el que la monarca tiró con mucha paciencia y cuidado y formó un carrete de un hilo resistente y brillante, en ese momento imaginó hacer un traje con éste ligero y hermoso material a su marido el emperador Hoang- ti conocido como "Emperador Amarillo" descubriendo así la seda. Pero esta historia prosigue en la figura de otra emperatriz china también llamada Shi Dun quien elaboró por primera vez el papel a partir de la corteza de un árbol de moras, ¿qué fue lo que permitió a estas mujeres hacer esos descubrimientos?