Ciencia, educación y ambiente

Festejando la biodiversidad biológica

Si apreciáramos la gran diversidad biológica que nos rodea exclusivamente por su belleza, tendríamos un punto a favor de nuestra supervivencia, ya que el interés por mantener algo bello nos llevaría a los seres humanos a cuidarlo y respetarlo; sin embargo, los conceptos de belleza con relación al mundo animal y vegetal que nos rodea tiene sus matices e interpretaciones; por ello la triste realidad es que no apreciamos la biodiversidad en toda su magnificencia y diversos diseños, ni comprendemos en toda la extensión de la palabra la importancia que para que exista la vida tienen los seres vivos hermosos o no.

En el afán de concientizar a la sociedad, así como en el interés de abrir espacios para el conocimiento de la biodiversidad y su importancia para la vida, la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el 22 de mayo como el "Día Internacional de la Diversidad Biológica".

A partir del año 2002 en cada celebración se han elegido diversas temáticas que consideran bosques, agua, diversidad marina, forestal, cambio climático etc., pero llama la atención que se incorpora más frecuentemente el vínculo de la biodiversidad con los aspectos sociales, como es pobreza, desarrollo sostenible, y en éste 2016 el tema "Integrar la Biodiversidad: sustento para las personas y su forma de vida" es el tema a tratar.

Ante las problemáticas ambientales que nos aquejan ya se considera el efecto que en este fenómeno tiene la pérdida de la biodiversidad en todas sus expresiones.

Si bien la historia del planeta nos refiere la presencia de animales y plantas que existieron hace millones de años y que en su momento tuvieron las mejores condiciones morfo funcionales para subsistir, también es cierto que ante cambios del entorno natural desaparecieron, abriéndose un espacio para que se presenten otras formas de vida como sucedió ante la desaparición de los grandes dinosaurios y la presencia de los mamíferos.

Los estudios de investigadores refieren que actualmente sobrevive aproximadamente el 1% de las especies que alguna vez habitaron el planeta, siendo por consecuencia la extinción, un fenómeno natural asociado a los procesos propios de un planeta dinámico y cambiante como lo es el nuestro.

Sin embargo el impacto que el proceso vital de los seres humanos tiene en los recursos naturales y en los ecosistemas en general, está incrementando el ritmo de extinción de las especies y consecuentemente pone en riesgo la misma subsistencia humana.

Es necesario reflexionar sobre la biodiversidad desde un punto de vista integral, no exclusivamente para la subsistencia de una especie o alrededor de una sola temática sino reflexionar y diseñar acciones para el mantenimiento del ciclo vital de todos los seres vivos, y en este caso para mantener los ecosistemas como una necesidad fundamental para el bienestar y la subsistencia de las generaciones actuales y futuras.