Ciencia, educación y ambiente

“Enfermedad”

Es cada vez más frecuente escuchar de familiares, maestros, amigos, así como en los medios de comunicación, recomendaciones orientadas a evitar condiciones que puedan exponernos a una enfermedad así como las recomendaciones para el consumo de ciertos alimentos que de acuerdo a la temporada son adecuados para mantener nuestra salud. También sabemos que el cambio de estación genera condiciones que propician, enfermedades; sin embargo, su conocimiento y lo que lo produce hace apenas 150 años no era tan común, la gente en esa época no tenía idea de que era lo que provocaba una enfermedad.

Para los egipcios el "cuerpo nace sano" por lo que lo enfermaban cuatro causas, el viento, los gusanos, los alimentos en mal estado y la circulación de materias morbosas por las venas. Los griegos y romanos creían que las personas se componían por cuatro humores y su desequilibrio causaba la enfermedad. Para Hipócrates la enfermedad era producida por gases malolientes. Con estas creencias la enfermedad era considerada un castigo divino por lo que se privilegió para la curación la parte esotérica y religiosa. La parte científica y médica fue consolidándose con el tiempo, de tal suerte que paulatinamente se empezó a imaginar que algo causaba las enfermedades aunque no siempre se podía ver.

Fue en el año de 1860 cuándo un científico francés el Dr. Luis Pasteur descubrió los "gérmenes", ahora microbios que causaban diversas enfermedades; este descubrimiento dio un gran giro a la medicina de esa época y revolucionó la manera de comprender a la enfermedad, por fin se conocía al enemigo, al menos se identificaban algunas enfermedades, también se le podía atacar y hasta ser inmune a ellos mediante las vacunas.

Descubierto al menos parte del mundo microscópico ahora la pregunta era conocer en donde vivían, como se reproducían, y porque afectaban a los humanos.

En la búsqueda de ésta respuesta mucho tuvo que ver algo tan sencillo como la limpieza, ya que parte de la diseminación de las enfermedades se debía a las pésimas condiciones de limpieza de los hospitales y la falta de aseo de los médicos y enfermeras que trataban al paciente.

También el consumo de los alimentos no guardaba las condiciones de sanidad adecuada, como era el caso del agua para el consumo, que se descubrió que era un factor fundamental en la propagación del cólera de la población del siglo XIX. Las observaciones que hizo en esa época el doctor John Snow sobre la necesidad de consumir agua limpia le llevo en principio al descrédito y la burla pero cuando se descubren los "gérmenes" por Pasteur la visión cambia.

Lavarse las manos y seguir estrictos protocolos de limpieza en los hospitales fue también un gran avance para mejorar la salud. Sin embargo en esta época moderna siguen muriendo cada año 3.5 millones de niños víctimas de la diarrea, y de graves infecciones respiratorias provocadas por la falta de cuidados y limpieza.