Ciencia, educación y ambiente

Arcoiris en los arboles

En ésta temporada de lluvias podremos ver en algunas ocasiones el maravilloso espectáculo que la refracción de la luz produce al atravesar una gota de agua lo que permite que la luz blanca se separe en los colores que la componen y tenemos como resultado el conocido y espectacular arco iris.

Esta manifestación de un fenómeno físico, ha tenido múltiples interpretaciones a lo largo de la historia de la humanidad y que algunas de ellas aún se comentan por mencionar algunas está la creencia de encontrar una olla con monedas de oro en donde termina el mencionado arco iris, hasta que al mirarlo hay que taparse la boca pues se pueden caer los dientes,como dicen los ancianos peruanos, también en otras culturas significa la comunicación entre los humanos y los dioses.

Consecuentemente un arco iris no puede más que estar en el cielo pero resulta que no es así ya que existe entre la biodiversidad vegetal un arco iris que se manifiesta particularmente en un árbol que pertenece a un género muy conocido y que identificamos como eucaliptos, en este caso el eucalipto arco iris cuyo nombre científico es Eucalyptusdeglupta que se encuentra en su mayoría en Nueva Guinea siendo originario de las Filipinas.

Aunque ya se puede cultivar en diversas partes del mundo y se utiliza preferentemente para hacer papel.¿Pero cómo se forma el arco iris en el árbol? resulta que cuándo el árbol muda su corteza cada año,lo hace paulatinamente de tal suerte que una parte de la corteza puede presentar color azul intenso, otra color púrpura, otras más naranja, ocre, rosa granate lo que ofrece un increíble espectáculo de múltiples colores en la corteza de un árbol que además de su grata presencia ofrece como la mayoría de los eucaliptos el beneficio de su aceite esencial que se utiliza con fines terapéuticos, ya que es un buen expectorante y descongestionante, así como para dolores musculares o de articulaciones e incluso para la curación del herpes labial.

Si bien los eucaliptos crecen muy rápido también alcanzan grandes alturas y en ocasiones ante fuertes rachas de viento pueden caer, causando accidentes si se encuentran cerca de zonas habitacionales.

Sin embargo si sabemos reconocer los beneficios y la riqueza que la biodiversidad nos ofrece, quizá fuera una buena alternativa contar con un espacio en donde crecieran éstos árboles para poder observar el espectáculo del arcoíris en su corteza.