Democracia para erizos

El sistema electoral de los Estados Unidos de América

Durante esta semana, el tema más recurrido en las redes sociales fue el debate entre Donald Trump y Hillary Clinton; asimismo, los analistas políticos han presentado sus argumentos, proyecciones y encuestas acerca del candidato ganador.

No obstante lo anterior, poco se ha hablado acerca de la complejidad del sistema electoral norteamericano y la participación de otras fuerzas políticas en el proceso electoral.

Respecto al proceso electoral, la renovación del Presidente de los Estados Unidos se realiza cada cuatro años, el primer martes del mes de noviembre, este año la fecha será el 8 de noviembre.

En el día destinado a la celebración de la elección, representa la primera diferencia con nuestro país, la cual en el caso mexicano es en un día inhábil, mientras que en Estados Unidos se realiza entre semana, un elemento que hace un poco más complejo el voto, ya que los electores deben lograr hacerse un espacio dentro de su jornada laboral para acudir a las urnas.

En cuanto a los porcentajes de participación, en la elección presidencial de Estados Unidos del año 2008 fue del 58.2%, mientras que en 2012 fue de 54.9%; mientras que en México es un poco más elevada, ya que en la elección presidencial de 2012 la participación fue del 63.14%.

La elección presidencial, se realiza a través de un Colegio Electoral, el cual es un sistema de elección indirecta que fue creado en el año de 1787; este sistema pretende reflejar la forma de gobierno federal norteamericana, en donde además de dar representación a la ciudadanía, se otorga representación a cada uno de los estados.

El Colegio Electoral cuenta desde 1964 con 538 electores; en Estados Unidos, los ciudadanos no votan directamente por un candidato a la Presidencia, lo hacen por los electores, quienes tradicionalmente se comprometen a emitir su voto por un candidato específico, ello significa que el candidato que obtiene el mayor número de votos del estado, será el encargado de emitir el voto a favor de determinado candidato a la presidencia.

El mínimo de votos a obtener para ser Presidente de los Estados Unidos es de 270.Sin embargo, en 2008 Obama superó por un amplio margen dicha cantidad al obtener 365 votos, mientras que John Mc Cain del Partido Republicano logró únicamente 173 votos; para el año 2012, Obama redujo el número de votos, obteniendo 332 frente a los 206 que logró su contendiente Mitt Romney.

Respecto a los candidatos a la presidencia, tradicionalmente se habla de dos: uno por el Partido Republicano, en esta ocasión Donald Trump, y otro por el Partido Demócrata, representado en este proceso por Hillary Clinton.

Seguramente uno de estos dos candidatos será el Presidente de los Estados Unidos para el periodo 2016-2020, sin embargo, vale la pena señalar que existen además otros tres candidatos que se postulan por otros partidos políticos.

Además de Hillary Clinton y Donald Trump, los candidatos a la presidencia son: Gary Johnson por el partido Libertario; Jill Stein por el Partido Verde y Darell Castle por el Partido de la Constitución.

Gary Earl Johnson es un empresario que inició su carrera política en el Partido Republicano, por el cual fue postulado a la gubernatura del estado de Nuevo México, el cual gobernó de 1995 al año de 2003. Esta es la segunda ocasión que se postula como presidente de los Estados Unidos de América, siendo la primera hace cuatro años.

Jill Ellen Stein, originaria de Chicago, Illinois, también es la segunda ocasión que participa en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, en ambas ocasiones postulada por el Partido Verde, tiene estudios de medicina y ha tratado de captar a los simpatizantes de Bernie Sanders, quien contendió en las primarias del Partido Demócrata.

Darell Castle, el candidato del Partido de la Constitución, es un abogado nacido en Memphis, Tenessee, que al igual que los otros tres contendientes mencionados no tiene posibilidad de ser Presidente de los Estados Unidos de América.

Sin embargo, estos candidatos tampoco tuvieron acceso al primer debate presidencial, puesto que la organizadora independiente de los debates establece un criterio para otorgar el derecho a aparecer en este medio, se trata de tener "posibilidades reales de ganar el colegio electoral", lo que se traduce a que, conforme a las encuestas, tengan por lo menos un apoyo nacional del 15%, lo cual no alcanzaron los candidatos mencionados y, por lo tanto, los protagonistas del debate de esta semana fueron únicamente Hillary Clinton y Donald Trump.

A diferencia de Estados Unidos, en México todos los candidatos presidenciales tienen la posibilidad de participar en los debates en igualdad de circunstancias, lo cual desde mi punto de vista refleja mayor pluralidad.

Nos encontramos a poco más de cinco semanas para que se celebre la jornada electoral en los Estados Unidos, y el análisis de su complejo sistema electoral, nos permitirá presentar análisis más técnicos y menos intuitivos.