Democracia para erizos

Las personas con discapacidad en la democracia mexicana

“Muchas cosas sabe el zorro, pero el erizo sabe una sola y grande”

Arquíloco

 

El artículo tercero de nuestra Constitución señala que la  democracia no es solamente una estructura jurídica y un régimen político, sino un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

En el mismo sentido, podemos encontrar que dentro las características de la democracia ideal que señala Robert Dahl, se encuentra la inclusión; considerando a esta como el derecho que tiene cada uno de los miembros del demos a participar.

No obstante lo anterior, en reiteradas ocasiones se ha dejado a un lado la participación de las personas con algún tipo de discapacidad, e incluso hemos visto limitado su derecho al voto, tanto en su sentido activo como pasivo.

Muestra de lo anterior puede ser encontrado en la evaluación del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas que realizó a nuestro país en octubre de 2014.

Dicho Comité presentó dos recomendaciones relacionadas con los derechos políticos electorales, identificadas con los numerales 55 y 56:

“55. El Comité se encuentra preocupado por la denegación del derecho al voto de las personas con discapacidad intelectual y psicosocial, y que los procedimientos, instalaciones y materiales no sean accesibles”.

“56. El Comité urge al Estado parte a modificar la disposición del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, para garantizar el derecho al voto de todas las personas con discapacidad. Le recomienda también asegurar que los procedimientos, instalaciones y materiales electorales sean accesibles, tanto en las zonas urbanas como en las rurales”.

Una de estas recomendaciones es de carácter legislativo, sin embargo quedó pendiente en las reformas en materia electoral de febrero y mayo de 2014, me refiero  al párrafo que dispone que “en ningún caso se permitirá el acceso a las casillas a personas que se encuentren privadas de sus facultades mentales” y que ahora vemos en el artículo 280 numeral 5 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

En México, de acuerdo al documento de Inegi denominado: “Estadísticas a propósito del día internacional de las personas con discapacidad 2015”, casi 7.2 millones reportan tener mucha dificultad o no poder hacer alguna de las actividades básicas; es decir, existe un porcentaje aproximado de personas de discapacidad del 6%.

Lo anterior nos invita a reflexionar acerca de los pendientes legislativos que tenemos en nuestro país en materia de discapacidad, los cuales tendrán que ser atendidos a la brevedad, si es que deseamos aspirar a una “democracia ideal”.