Democracia para erizos

El niño que pone el coco y luego le tiene miedo

En 1689, la poetisa más importante de nuestro país, Sor Juana Inés de la Cruz, escribió sus famosas “Redondillas”, de las cuales todos recordamos las líneas iniciales: “hombres necios que acusáis a la mujer sin razón”.

El poema refleja la incongruencia del hombre al juzgar a la mujer; mi parte favorita se encuentra en el verso: “parecer quiere el denuedode vuestro parecer loco, al niño que pone el coco y luego le tiene miedo”.

Siempre he relacionado este poema con el actuar de los políticos en su faceta de legisladores, quienes un año pueden aprobar con gran elocuencia una norma, y al año siguiente violentarla.

Ejemplos sobran: la reforma constitucional del 13 de noviembre de 2007 estableció que la contratación de espacios en radio y televisión no podría realizarse con el objetivo de difundir propaganda electoral o promocionar la imagen de algún candidato o partido político.

Dos años después de dicha reforma, durante la campaña del 2009, pudimos ver a un candidato que “oportunamente” se encontraba en un partido de fútbol, y “casualmente” el comentarista de televisión lo entrevistó y preguntó su opinión acerca del deporte, a lo que el candidato respondió con propuestas de campaña, tratando de burlar con ello a la norma.

La reforma constitucional del 9 de agosto de 2012 incorporó la figura de candidatos independientes, y a pesar de los triunfos que han podido observarse, en 2015 las legislaciones de Chihuahua, Sinaloa, Puebla y Veracruz endurecieron los requisitos para la postulación, nuevamente pudimos ver “al niño que pone el coco y luego le tiene miedo”.

En la reforma del 10 de febrero de 2014 podemos encontrar otros ejemplos, entre ellos el principio de paridad de género, en donde vimos que los partidos políticos registraron en la mayoría de casos a un hombre en el primer lugar de sus listas de representación proporcional (ver columna “democracia para erizos” del 19 de marzo de 2016).

En el proceso electoral 2014-2015, algunos partidos políticos violentaron la norma, midiendo el costo-beneficio de la multa frente al impacto político, Sor Juana se preguntaría: “¿o cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga, o el que paga por pecar?”.

Los requisitos para la reelección de presidentes municipales, regidores y síndicos representan otro ejemplo, ya que el artículo 115 constitucional estableció que en la elección consecutiva, la postulación sólo puede ser realizada por el mismo partido o coalición, nuevamente la poetisa respondería “¿qué humor puede ser más raro que el que, falto de consejo, él mismo empaña el espejo, y siente que no esté claro?”

Todos los ejemplos anteriores nos permiten ver la actualidad de Sor Juana Inés de la Cruz y concluir que “bien con muchas armas fundo que lidia vuestra arrogancia, pues en promesa e instancia juntáis diablo, carne y mundo”