GÉNERO EN SU TINTA

Auditoría social

Si leímos el memorándum de Amnistía Internacional dirigido al presidente EPN habremos constatado que referente a Derechos Humanos de las mujeres AI señala “la igualdad de género es una meta aún lejana.
La violencia y discriminación violan los derechos humanos de mujeres y niñas comprometiendo severamente su salud y derechos sexuales y reproductivos” Tenemos derecho a esperar que EPN actúe en consecuencia protegiendo la vida, la salud  e integridad de la mitad de la población que somos las mujeres.
Por otro lado nosotras podríamos no solo confiar en las buenas intenciones de gobernantes y funcionarios públicos. Después de todo con buenas intenciones no han podido evitar como dice el memorándum de Amnistía que “La violencia de género siga penetrando la vida de mujeres y niñas en todo México”.  
Tenemos derecho a investigar sin ingenuidad ni confianza ciega, que hacen  las instituciones que atienden y protegen a mujeres y niñas, cual es su presupuesto y en que lo gastan (en que invierten su dinero y el mío) ¿Sabía usted que podemos practicar auditoria social a las instituciones de nuestro  municipio?, no se requiere que seamos técnicas, solo que nos interese la cosa pública, que podamos interactuar con las autoridades -viéndoles como iguales aunque sean nuestros empleados- y conozcamos algunas leyes como la Ley de participación Ciudadana  para el estado de Coahuila, Ley de acceso a la información Púbica y los procesos de auditoría ciudadana entendido éste ejercicio, como derecho y obligación.
La finalidad es que las instituciones, sean lo que necesitamos de verdad  mujeres y niñas y no ocurrencias de funcionarios sin gafas de género.
El objetivo sería monitorear, evaluar, dar seguimiento a un proyecto, presupuesto o política, ofreciendo recomendaciones desde las mujeres y nuestra realidad, que  tiendan a mejorar y transparentar la gestión pública. Este mecanismo de auditoría permite que ganemos todos y todas ya que fortalece la lucha contra la corrupción en las instituciones públicas y genera en las mujeres conciencia por participar en la toma de decisiones que concierne a nuestras necesidades.
La auditoría social permitirá mejor calidad de vida  para mujeres y niñas en esta ciudad. ¡Hagámoslo!.


ariadne_lamont@yahoo.es