DE RAÍCES Y HORIZONTES

El mezquite

Hace días, una amiga me hizo favor de ir a mi casa. Sé que le atrae el tema de la flora nativa, así que le presumí el hermoso mezquite de mi banqueta. Éste tiene tres años, y rebasa los tres metros de altura. Desde que sus troncos eran pequeños los fuimos trenzando, ahora son firmes y se empiezan a hacer robustos. Su copa es frondosa, como un paraguas abierto. En poco tiempo su sombra es generosa.Comparamos el mezquite de enfrente, más pequeño y de follaje todavía escaso. Le comenté que el nuestro, a pocos meses de plantarlo, fue mordido por un burro y esta poda natural le ayudó mucho a su crecimiento. Le dije a mi amiga de la sombra prodigiosa de otros mezquites en la esquina de Mayrán y Claveles, en la colonia Torreón Jardín. Fuimos a verlos y su sombra casi cubre toda la casa y llega hasta la parte central del camellón. Platicamos sobre nuestro gusto por la flora nativa, aunque nos centramos en el mezquite, especie de leguminosas. Las bondades ecológicas son colosales, mencionaré algunas: retiene mucha agua, sus flores son néctar para las abejas,  controla la erosión, mejora la fertilidad del suelo. Es refugio para aves, funciona como barrera rompevientos, resiste a la sequía, a las termitas, al fuego, así como a altas y bajas temperaturas. Además, su vaina es comestible de manera natural, recuerdo que de niña rescataba las vainas del mezquite que tenía mi tío Agustín Silveti para masticarlas, eran de un sabor dulce. También son procesadas para elaborar pinole. Su madera es codiciada para elaborar muebles finos y carbón, cuyo uso agrega un sabor y aroma especial a las comidas. Pensemos en todos los mezquites chilenos y los mezquites extranjeros que se gestan y crecen sin ayuda de nadie en terrenos baldíos y al lado de las carreteras. Estas maravillosas especies se desarrollan sin cajete, con la poca agua que cae del cielo, sin abono ni fertilizantes. Lucen erguidos sin que nadie les pusiera una vara para que crecieran derechos. Si le damos un trato digno, como a cualquier árbol, nos lo regresa de manera generosa. ¿Qué más podemos pedirle? 



biznagaas@hotmail.com