DE RAÍCES Y HORIZONTES

El maravilloso mago de Oz

El maravilloso mago de Oz, cuya historia vi infinidad de veces en la niñez, me volvió a cautivar una vez más, ahora con varias décadas a cuestas. Fui consciente de elementos que no descubrí cuando era niña, en especial lo relacionado con los simbolismos.

El escritor Frank Baum nos heredó esta historia que puede mantener vigencia para los niños pequeños de la actualidad, quizá hasta los siete años. El inicio del relato, es quizá el reflejo de la indiferencia ante la vida por parte de los tíos de Dorothy, quienes fungen como sus padres adoptivos.

La protagonista, Dorothy es una niña feliz con ganas de conocer el mundo y de ayudar a los demás. Se aferra a su perro Toto como elemento de curiosidad, quien además le proporciona felicidad. La niña es el alma. El espantapájaros es la mente de la protagonista; el león representa el valor y la fuerza.En la granja de esta familia que vive en Kansas, se ve atrapada por un ciclón.

La niña y su perro se quedan dormidos, pero ven la casa por los cielos. Cuando despiertan, descubren tras una puerta un mundo lleno de magia y de color, se trata de la Tierra de Oz. Dorothy se convierte en la heroína porque con su casa aplasta a la bruja mala.

Los Munckins sus habitantes, le hacen gran desfile por el agradecimiento porque terminaron sus días de esclavitud. El camino amarillo por el que la conducen en un hermoso carruaje simboliza el camino de la vida y la armonía.

Las hadas de la hermosa Tierra de Oz aparecen definidas de manera equilibrada y logran verosimilitud. El hombre de hojalata estaba entumecido ante los golpes de la vida, por eso se fue oxidando, por no darle salida a sus emociones.

Representa pues el lado emotivo. Al recibir un corazón, pudo dar amor a otros. El hombre de hojalata cambió al insertarle un corazón; el espantapájaros con el cerebro y el león con la valentía y la confianza en sí mismo.

Con lo anterior se ve en esta historia la unión de la mente, las emociones y el valor como elementos necesarios para conducirse a sí mismo y para gobernar a un pueblo. Es importante contagiar a los pequeños con historias como ésta, que siguen vigentes y abonan a su imaginación. 


biznagaas@hotmail.com