DE RAÍCES Y HORIZONTES

Tu casa

Seguramente, te ha ocurrido que al visitar a algún amigo a su casa, de inmediato sientes su calidez. Se te pasa el tiempo rápido y tienes una sensación de paz tanto por el espacio, como por la compañía. Esto va mucho más allá del lugar físico, el estilo, el nivel cultural o socioeconómico de tus amigos.

Cuando entramos a un hogar por primera vez, es fácil imaginar qué velada nos espera. Al abrir la puerta saltan a relucir un cúmulo de imágenes convertidas en muebles, cuadros, adornos y aparatos.

Su distribución, cuidado, orden y limpieza nos empiezan a hablar de sus dueños. Descubrimos si tienen obras o de arte o cuadros comerciales, si se acompañan con mascotas y qué trato les dan. Sabemos si la casa tiene alma y nexos con sus propietarios, si genera calidez o es fría, y no me refiero a la temperatura, sino al nivel de bienestar que podemos tener durante nuestra visita. 

En lo personal, disfruto cuando encuentro elementos cercanos a los dueños, que nos dejan conocer sus intereses y pasatiempos, sobre todo esas pequeñas cosas que ante cualquiera pudieran carecer de valor: una rama  encontrada en un parque, una taza rota, un zapato de bebé o un anillo de refresco que emuló un anillo de compromiso.

Los adornos que han acumulado durante sus viajes, las fotos en diferentes épocas o los libros favoritos en la mesa de centro de la sala.Nuestros hogares son reflejo de nuestra personalidad.

En ellos sabemos  si sus habitantes son o no amantes de la limpieza, de la gastronomía y de la cultura, si disfrutan de su casa o es solo espacio elemental para cubrir sus necesidades primarias.

También deducimos si su espacio fue decorado por ellos o por un diseñador, si está concebida para su familia o para las visitas. Considero que las casas deben ser gozadas de principio a fin por sus habitantes, usar lo mejor que poseemos para nosotros: la vajilla y enseres más bonitos, el menú más rico, el mejor vino y café, que las disfrutemos con nuestras familias y no tener espacios ni objetos exclusivos “para las visitas”, ¿tu casa es para ti, o para tus visitas? 


biznagaas@hotmail.com