DE RAÍCES Y HORIZONTES

Tarde de una Mujer Soleada

Para conocer Tarde de una Mujer Soleada, me regalé un tiempo a solas, en Viesca, donde el silencio se columpia entre ladridos de perros, vientos discretos y unos coconos tristes. Me emocionaba acercarme a esta obra, por la profunda admiración literaria que le tengo al autor. Esta vez, me porté como si fuese una lectora seria: recorrí las páginas de cada poema, por orden de aparición. 

Esta obra afianzó mi concepto sobre Enrique, quien desde temprana edad supo que la pluma era su mejor aliado. Se ha acompañado de ella y la ha trocado en cámara fotográfica, en lagos de emociones, en ventanas de vidas vibrantes o añejas yen arma en las páginas del periódico Reforma de Chihuahua.Conoceremos un breve poema para ahuyentar la muerte; unas manos de lágrimas para estrangular el dolor; una carta de un corazón desgañitado o el llanto de la bruma.

Estos sublimes títulos son solo una muestra de la gran sensibilidad y dedicación de este artista. 

Leer su poemario es conocer al hombre que observa lo que muchos de nosotros no percibimos. Podemos saber de sus amores: de la vida, de la mujer de piel y sueños, de la muerte, de los perros, del dolor y de la nostalgia. Dice Lomas en la página treinta y dos: “Los perros también sueñan, también participan en el mundo de los deseos, de los pliegues ocultos del alma.” 

Esta obra de Enrique es una delicada filigrana, cincelada palabra a palabra.

También nos consiente con la economía del lenguaje en sus poemínimos, transcribo uno: “Esperanza. Al hombre triste lo iluminó un letrero: Se acompañan soledades. Pase usted.”Complementa el libro la creatividad del caricaturista Eduardo “Guayo” Valenzuela, quien le pone rostro a Tarde de una Mujer Soleada, con seres alados que buscan la eternidad.

La contraportada es también una espléndida lámina.Gracias, Lomas, por hacer más fuerte las letras laguneras. Hoy, son las porras literarias, y el domingo las deportivas, porque correrá su decimo maratón. (Texto leído el viernes 27 de febrero en la presentación de la obra en la Biblioteca de la Alameda Torreón). 


biznagaas@hotmail.com