DE RAÍCES Y HORIZONTES

Sublimación

La semana pasada escribí sobre la transformación del dolor en arte y cómo algunos de los grandes maestros nos han regalado espectaculares obras gracias a esta circunstancia. Mencioné algunos artistas como el pintor español Francisco Goya; la pintora mexicana Frida Kalho, las escritoras Alfonsina Storni y Rosario Castellanos, argentina y mexicana, respectivamente. 

Por fortuna, recibí numerosos comentarios dignos de compartir. Me voy a permitir masificar sus palabras, cálidas e ilustradoras. De Olga Pérez: “Yo estoy convencida que lo más importante es nuestra actitud, cómo manejamos nuestras propias enfermedades que definitivamente se generan por emociones y obviamente, de nosotros depende hasta dónde puedan llegar. Ojalá todos pudiéramos tener esa fortaleza que nos haga sentir siempre mejor. 

Mi prima, Lourdes Abularach, me compartió: “De acuerdo contigo, la mente es poderosa, por eso hay que tener muy buena actitud para salir adelante. Felicidades prima por tus escritos.” Por su parte, Carmen Espinoza, escribió: “Mi Chely’s, ese motor de vida es muy poderoso. Llevo a la reflexión sobre reconsiderar eventos y decidir acciones postergadas. Gracias y saludos.”

La psicóloga Karla Valdez, me ilustró con lo siguiente: “Muchísimas gracias.  Desde la psicología, nosotros lo llamamos sublimación y es el mecanismo de defensa que permite a los seres humanos transformar nuestros malestares en acciones socialmente aceptables. Me encantó tu artículo. Te mando un abrazo.”

El pediatra Jesús Nares, tuvo la amabilidad de escribir el siguiente mensaje: “Muchas gracias por compartir estas experiencias de sublimación o canalización del dolor en arte. Son un ejemplo de vida.” 

Del doctor cubano Rafael Spin recibí estas palabras:

“Es hermoso eso... la vida convierte todo en maravilla... La manera de sentir y expresar el dolor de esos seres extraordinarios es una bellísima expresión de esa característica de la naturaleza. Gracias por tus reflexiones... Cariños desde Miami.” Agradezco a ellos y a quienes me hicieron el favor de compartir sus pensamientos de este tema. 


biznagaas@hotmail.com