DE RAÍCES Y HORIZONTES

Solomon y Jacobo

Un amigo tiene en la sala de su casa la fotografía del mismo parque en diferentes épocas del año. Es increíble pensar que se trata de una misma perspectiva, hasta que observas con atención. La misma sensación tuve al visitar de nueva cuenta el Museo Solomon R. Guggenheim, en Nueva York. En esta ocasión percibí un concepto arquitectónico mucho más interesante, al igual que la obra expuesta. El propio edificio es una obra de arte moderna. Posee un techo curvo e irregular y encima de éste, un extremo una moderna construcción me recuerda la casa de la antigua serie animada Los Supersónicos, cubierta por un cincho cuadrado. Al lado, otra edificación circular de menor a mayor tamaño. No en vano es uno de los más celebrados y a la vez más polémicos edificios de la arquitectura moderna. Entré pensando en la última vez que lo visité. La exposición temporal que aprecié en aquella ocasión no me agradó. Se trataba de una pared llena de fotografías de diferentes partes del cuerpo humano, enmarcadas y atadas a estambres rojos. Por supuesto no era lo único, había mucha obra “de los grandes”, pero salí pensando que cómo ese conjunto de fotografías podía ser arte. Me provocó emoción tener frente a mi obra de Marc Chagall, Pablo Picasso, Édouard Manet y del egocéntrico Vincent van Gogh. Después de visitar los cinco pisos en espiral con sus respectivas salas, mi esposo y yo nos tomamos un respiro y un capuchino en la propia cafetería del Guggenheim. Teníamos vista al Central Park.Vimos acercarse un hombre muy delgado, pero con enorme presencia: Jacobo Zabludovsky. Con gran sencillez empezó a tomar los desechables de su mesa y mi marido le ayudó a llevarlos a la basura. Le dije a mi esposo que me encantaría una foto con Jacobo, pero que seguro estaría harto de eso. Antes de irnos, mientras tirábamos nuestros vasos, se acercaron un par de mexicanos a felicitarlo y le pidieron retratarse con él. Era mi oportunidad. Aceptó con gusto posar a mi lado. Qué suerte coincidir con esta gran figura de los medios en México, entre un millón de visitantes anuales al museo. 


biznagaas@hotmail.com