DE RAÍCES Y HORIZONTES

El Principito: la imaginación, la vida y el básquet

El pasado Jueves Santo tuve la oportunidad de convivir con el equipo infantil de la Escuela de Basquetbol José Ayup Tedy. Realizaron un campamento en Viesca, Coahuila, con actividades deportivas y de esparcimiento como algunas charlas, entre las cuales, participé. Elegí el tema “El Principito: la imaginación, la vida y el básquet.” Son niños entre nueve y doce años que viven en Matamoros, Coahuila, donde está dicha escuela.

Iba con cierto temor, porque nunca había interactuado de esta manera con personas de esa edad. Digamos que conozco el equipo a distancia, los he visto jugar, y a través de sus entrenadores y de sus representantes, pero estar frente a ellos, fue en realidad una grata y agradable sorpresa. Percibí unos niños con grandes deseos de aprender, de ser mejores personas y aprovechar las oportunidades para forjarse un mejor porvenir.           

Escogí este libroporque es un cuento poético, que figura entre mis favoritas, que he releído infinidad de veces. Su autor, Antoine Saint-Exupery nos regaló una extraordinaria historia que ha permanecido a través de los tiempos. Como muchos sabemos, se trata de un pequeño príncipe que habita en un diminuto asteroide, en su viaje, conoce al planeta Tierra y se sorprende cómo es la vida en ella.

Les compartí que “El principito” nos enseña sobre las cosas simples, pero valiosas, y que cuando la edad se acumula, perdemos la capacidad de asombro y abandonamos a nuestro niño interior. El protagonista es un niño inquieto, que ve la vida desde su corazón, con ojos de niño. Está lleno de preguntas. Quiere saber todas las respuestas y no descansa hasta saberlas.

Una mágica historia apta para todas las edades, plagada de frases extraordinarias, como ésta: “Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió.” Finalmente, los invité a ser como el principito, a ser siempre niños, a preguntar,a usar la imaginación y no perder la capacidad de asombro, a aplicar esto en la vida y en básquet.

 

biznagaas@hotmail.com