DE RAÍCES Y HORIZONTES

Observación y atención


Voy a compartir con previa autorización, lo que me contó “una amiga de Gómez”. Es una mujer que generalmente tiene muchas cosas por hacer, compromisos, tareas laborales y personales, además de atender a su familia. Desde hace un año va al mismo gimnasio, a la misma hora de la mañana y hace la rutina que le dicta su entrenadora personal.

La semana pasada mi amiga se asombró de ver un par de aparatos nuevos. Su entrenadora se sorprendió más porque le afirmó que ahí han estado “desde siempre” y le contó la siguiente anécdota. En una ocasión la entrenadora puso un letrero ofreciendo una mensualidad gratis si mencionaban dicho anuncio. Para su extrañeza no hubo ni una sola mujer que se reportara.

Es verdad que vamos perdiendo la capacidad de observación, más allá del mirar diario, entre el trajín de cada mañana. Recuerdo hace ya algunos años que un profesor universitario en el extinto ISCyTAC nos hacía ese llamado para observar con detalle a nuestro alrededor, para analizar qué pasaba y darle un sentido a cada elemento o situación. Por supuesto, a mis entonces jóvenes compañeros y a mí nos parecía un disparate, por llamarle de manera elegante.

Con el correr de los años, como sucede con muchas de nuestras vivencias, cambia nuestra perspectiva y dimensionamos esos detalles diminutos que con anterioridad no llamaba nuestra atención. Qué razón tenía mi maestro. No sé qué pensaría ahora al ver las mesas de cafés con jóvenes. Cada uno con el mundo en la mano, a través de su celular, casi sin charlar, sin verse los rostros, sin saber a través de los ojos cómo están, qué les preocupa o qué los hace feliz.

Tengo una amiga que estudia los gestos de las personas con las cuales convive. Sabe al estar frente a ellas cuál es su estado de ánimo. Es una mujer admirable, pero en realidad lo único que hace es observar y dar un poco de tiempo de calidad. Cuando estoy con ella no atiende más nada, solo a mí. Me siento importante y atendida siempre que nos vemos. Vale la pena practicar este gesto con las personas que queremos: Observación y atención.

biznagaas@hotmail.com