DE RAÍCES Y HORIZONTES

Nuevas dependencias

El martes por la tarde mientras trabajaba unos textos empecé a batallar con el internet en mi computadora. Insistí una y otra vez sin lograr reestablecerlo. Decidí dejarlo por un rato y apoyarme con el servicio de mi celular, pero me di cuenta que tampoco tenía señal, no trabajó con wifi ni sin él.  Desconecté el servidor por unmomento, y probé moviendo los diferentes botones. Nada. Le pedí a mi hija que me ayudara y tampoco. Llamé a la empresa y una contestadora ofreció una disculpa por no poder ofrecer internet. Después del mensaje, terminó la llamada.Íbamos a ver una película en Netflix. Al mismo tiempo “nos calló el veinte” que no podríamos hacerlo en el momento que queríamos. Ambas debíamos mandar mensajes por una aplicación también soportada en internet. De manera que buscamos una opción más mundana para nuestras necesidades y pasamos juntas el resto de la tarde, en Saltillo. Mi esposo estaba de paso en Torreón ese día. Me comentó que era un problema en el restaurante que él fue, porque no había sistema para hacer los cobros con dinero de plástico. No podían cobrar con ningún tipo de tarjeta porque también trabaja con internet. Se hizo un caos, porque muchas personas estilan el manejo de sus finanzas domésticas y laborales con tarjeta, es casa vez menos usual cargar dinero en nuestras carteras. Un amigo que comentó que en un centro comercial de Torreón pasó lo mismo. Él estaba esperando que bajara el precio de un artículo y fue justo el martes. Iba decidido a hacer su maravillosa compra, pero se vio frustrada debido a la misma situación. Dice que esperó casi una hora para el restablecimiento del servicio que no llegó.  La dependencia de este servicio se evidencia ante la falta de este último. Es difícil tomar conciencia hasta que no lo tenemos. Pensemos en muchas otras circunstancias en las que sevuelve un caos y creemos que se nos cae la oficina o la casa por no tener internet. Dice un amigo que las guerras y batallas se ganaron sin internet ni teléfonos de ningún tipo. ¿Qué hubieran hecho los grandes estrategas si tuviesen además esta tecnología de hoy? ¿Hasta qué punto somos víctimas de estas nuevas dependencias? 


biznagaas@hotmail.com