DE RAÍCES Y HORIZONTES

¿Fuego o recibos?

El fuego danza a su ritmo, sin prisa y sin pausa. Toma la forma que le da la gana, entre madera y papeles. Lo observo a través del vidrio de la chimenea. Carcome paulatinamente los mezotes, la leña y esparce calor. Baila sobre brazas.

Es insaciable, pide consumir y consumir y nos regala a cambio su calor generosamente. Ha logrado calentar mi casa de manera admirable, ya que no logramos hacerlo en anteriores inviernos con calentadores portátiles de gas. 

La palabra hogar tiene varios significados y está relacionada con el fuego. La Academia Mexicana de la Lengua la define como “sitio donde se hace la lumbre en las cocinas, chimeneas, hornos de fundición”.

De ahí la clásica imagen de la pareja o familia reunida en torno al fuego de la chimenea, conviviendo, o simplemente observando las caprichosas formas de las llamas. Los primeros días del año, los más gélidos hasta hoy, era posible andar en mi casa con un sweater ligero, mientras afuera estaba a cero grados centígrados.

Además, aproveché el calor de la chimenea, para cocinar en la parte superior, diseñada para ese fin: verduras cocidas, queso flameado, empanadas y hasta logré cocer fríjoles. Cabe mencionar el sabor especial que brinda la leña en nuestras comidas.

Amigos y familiares que nos han visitado se asombraron de la calidez de la casa. Comentaron además, que esto es como lo hacían nuestras abuelas, sin quemar gas ni recurrir a la energía eléctrica. Adhiero al comentario que estos artefactos, además de ser bonitos, adornan los hogares y dan cierto toque de añoranza y de paz.

En el mercado hay muchos estilos y tamaños. Una vez instalada de la manera adecuada, la chimenea no requiere de mantenimiento constante, no recibirás recibos por usarla, y se reflejará un ahorro considerable en tu consumo de gas y de energía eléctrica.

La inversión de su costo se cubrirá en máximo tres inviernos, si lo comparas con los consumos de la luz y de gas. El único trabajo es encenderla y mantener el fuego constante. Al final del día, los beneficios son más que sus ventajas.

¿Te animas a ahorrar energía y cuidar un poco el planeta? 


biznagaas@hotmail.com