DE RAÍCES Y HORIZONTES

Baja moral

El fin de semana platiqué con una amiga y me comentó lo harta e indignada que se siente con las políticas recientes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Tiene varios laboratorios de análisis clínicos en La Laguna. El año pasado Hacienda le hizo una revisión minuciosa de su inventario. No encontró la factura de un costoso equipo. Mostró una copia, así como las fichas de depósito del pago total realizadas en el 2009 y consideraron no eran suficiente pruebas, le exigieron la factura original, o de lo contrario, debería pagar casi ochenta mil pesos. Dicha situación tiene ya cerca de ocho meses sin resolver, a pesar de presentar a los supervisores de la Secretaría la factura original. Me contó de otros casos similares, que a pesar de tener todo en regla, Hacienda busca un resquicio para conseguir una sanción. Tengo un amigo que vive en Fort Worth, Texas. Tiene diez años viviendo allá como ilegal. Él tiene un empleo formal entre semana y los fines junto con su esposa y sus hijos venden muebles y menaje de casa en La Pulga, en el centro de la ciudad. El gobierno norteamericano les cobra derecho de piso. Semana a semana paga y le entregan un recibo de inmediato. Tiene una hija nacida y registrada allá y por ella recibe una beca cada año. El gobierno sabe que son ilegales, pero reconoce que generan ingresos para su país, poseen bienes muebles e inmuebles, un historial crediticio favorable y además pagan sus contribuciones.Otra pareja de amigos laguneros, tenía en Torreón un par de joyerías. Estuvieron dos años trabajando con gran entusiasmo, pero no pudieron mantener los costos de operación. Ella decidió probar suerte en Dallas con el mismo negocio. El esposo nos platicó sorprendido que uno de los mayores egresos en Torreón era  la energía eléctrica. Allá paga una parte ridícula por el mismo servicio. Es difícil entender estas nuevas políticas hacendarias, alejadas de ayudar a los pequeños y medianos empresarios. Muchos negocios han sobrevivido a varias crisis, han decidido permanecer en su país, generan empleos, pagan contribuciones y no reciben el respaldo mínimo del gobierno federal. Como dijo mi amiga: se baja la moral. 


biznagaas@hotmail.com