DE RAÍCES Y HORIZONTES

Abrazo solidario

Desde hace más de veintisiete años de mis frecuentes visitas a Viesca, tengo presente las leches quemadas y los dulces llamados mamones. Infinidad de veces acudí a la casa de los famosos elaboradores de estas delicias: Gelito y Jairo.

Nunca tuve necesidad de tocar, porque las puertas estaban abiertas de par de par. 

Gallinas y otras aves paseaban por el gran patio. Me gustaba ver el pozo de tierra con sus tortugas del desierto. En el área de fabricación de sus dulces, una pared de adobe y el techo de lámina cubrían a diario los secretos de sus recetas. Por fortuna, el Gobierno del Estado de Coahuila les apoyó a mejorar este espacio. Se contaban ahí sus vidas, sus males y bienes y sus años juntos en los que se tuvieron el uno al otro. 

La paz y la luz fueron sus compañeros, vivían en sus corazones y se reflejaban en las miradas de ambos. A mi familia y a mí nos gusta acudir a su casa y sentarnos en su cocina, al lado del horno de adobe donde les dan forma a los mamones, esos dulces de pueblo, de pan de azúcar cubiertos con un dulce de mágico color marrón. Siempre que iba a hacer pedidos, me invitaban “al raspadito”, esa última costra que quedaba en la olla donde cosían las leches quemadas. 

Hace años, en la presentación de uno de mis libros en el vecino pueblo mágico, recibí uno de los mejores regalos de mi vida. Al terminar la misma, se acercaron Gelito y Jairo con una enorme leche quemada en forma de corazón. Decía: “Viesca Pueblo Mágico” formado con coco rallado. Me dijeron que lo habían preparado especialmente para mí. Disfruté cada mordida de tan enorme halago. 

Tuve más acercamiento con ellos hace un par de años. El chef Willie González y yo trabajamos con las Cocineras Tradicionales de Viesca y platicábamos con estos personajes. A Willie y a mí nos preocupa que ante la falta de herederos se pierda la receta. Les pedimos que la compartan con quien decidan, para seguir teniendo esos dulces que le dan identidad histórica y cultural a Viesca. Despedimos a Gelito de este mundo el pasado 11. Mi abrazo solidario para Jairo también por este medio. 


biznagaas@hotmail.com