La pantalla del siglo

"El tambor de hojalata"

La noticia de la muerte de GünterGrass el lunes pasado provocó que varios canales de televisión alemana cambiaran su programación nocturna. Dos canales trasmitieron reportajes y documentales acerca del escritor, periodista y artista plástico, el canal privado 3SAT mostró la adaptación de su novela Gato y ratón dirigida por Hans Jürgen Pohlanden 1966 y el canal público ARD programó la película El tambor de hojalata (Die Blechtrommel) dirigida por Volker Schlöndorff en 1979. Es interesante que también en nuestro país muchos lectores y cinéfilos asocian a Günter Grass con la película El tambor de hojalata sin haber leído la gruesa y sustanciosa novela del autor ¿Porqué les podrá interesar la adaptación de una novela que narra experiencias de vida alemanas, clama en contra del olvido del traumático nazismo y la segunda guerra mundial y critica la postura del ciudadano comodino y oportunista que colabora - o se calla - frente a la injusticia y las barbaridades de un régimen totalitario? Estoy convencida de que el interés incesante por la novela y la película se debe a la gran calidad literaria y cinematográfica de las dos obras que fueron premiadaspero también despertaron la polémica especialmente en su país de origen. Grass ganó para El tambor de hojalata varios premios literarios y recibió el nobel para literatura, Schlöndorff obtuvo la Palma de Oro en Cannes y el Oscar a mejor filme extranjero.

Grass publicó El tambor de hojalata, su primera novela, en 1959. El texto recibió muchos elogios pero también críticas por su tono grotesco y la crudeza de la observación de conductas sexuales, sociales y políticas de ciudadanos alemanes de la región de Danzig antes, durante y después de la segunda guerra mundial. El impacto que causó el texto literario novedoso en su estructura y lenguaje, se intensifica, sin duda, por la creación del personaje de Oskar Matzerath como protagonista y narrador. Al cumplir tres años de vida el pequeño Oskar recibe como regalo un tambor de hojalata y decide no seguir creciendo en rebeldía contra la podredumbre de los adultos que observa a su alrededor. También en el filme de 1979  es el personaje de Oskar el que sostiene la narración y causa un fuerte impacto en el espectador. El actor infantil David Bennent tiene una presencia impresionante. Sus ojos que observan y critican el entorno, su voz que narra lo que ve y sucede, su grito estridente que rompe vidrios y su coraje al manejar las baquetas del tambor, se graban para siempre en la memoria del espectador. Grass decía que con el personaje de un niño que envejece pero se niega a crecer, quiso mostrar el infantilismo de una época. Con sus dos padres, uno alemán y el otro polaco, el personaje de Oskar le permite al lector y espectador reconocer las contradicciones y la postura de los ciudadanos de un país antes y durante el nazismo y la segunda guerra mundial. La perspectiva infantil y la narración en primera persona muestran los sucesos “desde abajo”: Las amplias faldas de la abuela, la mesa cubierta con un mantel, los sótanos y sábanas de la cama son espacios de protección para Oskar al mismo tiempo que le permiten observar el mundo sin ser visto y estar obligado a intervenir.

Schlöndorff trabajó el guión con Jean-Claude Carriêre, Franz Seitz y GünterGrass quien formuló los diálogos. La decisión de terminar el filme con la  entrada del ejército rojo en la ciudad de Danzig y el fin de la guerra, fue muy afortunada. El filme se concentra en la minuciosa descripción del ambiente y los personajes que viven sus vidas y dramas cotidianos sin hacerse responsables ni actuar como coprotagonistas de un capítulo extremadamente doloroso de la historia alemana y mundial. La dirección de Schloendorff, la música de Maurice Jarre, la ambientación de época y la fuerza de actores como Angela Winkler en el papel de la madre de Oskar, resultaron en un filme que impacta y emociona profundamente al espectador. Volker Schöndorff recogió el making - of en el texto Tagebucheiner Verfilmung (Diario de una adaptación literaria al cine) y junto a Grass publicó un libro con más de trescientas imágenes del guióny storyboardde la película.

Ojalá pronto tengamos la oportunidad de conocer la “versión del director” que llegó a los cines europeos hace dos años. Los críticos festejaron el suceso, elogiaron varias escenas de los 20 minutos complementarios que Schöndorff agregó a su filme pero también criticaron secuencias que, según ellos, no aportan a la versión que conocemos. 


annemariemeier@hotmail.com