La pantalla del siglo

"El gran showman": La vida como acrobacia circense

En una primera secuencia perfectamente editada la película The Greatest Showman narra episodios de la infancia y adolescencia de Phineas Taylor Barnum, nacido en 1810 en Connecticut, quien siguió su sueño y talento para los negocios al desarrollar espectáculos de todo tipo. La película musical se centra en la primera época profesional de Barnum en la que cambió su museo de cera en nueva York por el espectáculo en vivo y centrado en atracciones como “el enano”, la “mujer barbuda”, los “hermanos siameses”, “el gigante” etc. Al mismo tiempo que atraer a un público numeroso, el espectáculo también despertó el rechazo de parte de la población norteamericana que lo combatía por socavar la normalidad y supremacía blanca y promover lo freak. La trama del filme se desarrolla en gran parte a través de números musicales, canto y baile que combinan la ambientación de época con ritmos, coreografías y música moderna que contagian y emocionan profundamente al público. 

El filme muestra a PT Barnum (Hugh Jackman) como personaje complejo que persigue el sueño de triunfar al mismo tiempo que quiere cumplir con sus roles de hombre, amante, esposo, padre y amigo de su familia y empleados. Tiene la idea del self made man acuñado desde que trabajó en el ferrocarril que empezaba a recorrer y preparar el territorio norteamericano para la industrialización. Nueva York era crisol de inmigrantes que asistían y festejaban el espectáculo lleno de hineascolor, música, movimiento y humor mientras que la clase alta asistía a la ópera y el teatro. El guión de Jenny Bicks y Bill Condon acentúa el conflicto entre las clases sociales a través de la familia Charity (Michelle Williams), esposa de Barnum, y el personaje de su socio Phillip Carlyle (Zac Efron) quien abandona una exitosa carrera teatral al enamorarse del arte circense y – de paso – de una artista de acrobacia aérea. Los personajes que sostiene el show son entrañables. Me enamoré de la mujer barbuda quien reúne en su persona  aspectos femeninos con masculinos, es combativa y encabeza con inteligencia el movimiento de la diversidad. Está basada en la estadunidense Annie Jones pero me recordó a la sinaloense Julia Pastrana, la “mujer barbuda mexicana” quien actuó en circos y teatros por muchos países del mundo hasta morir en Noruega en 1860. No fue hasta 2013 que Noruega regresó su cuerpo momificado a México.

La manera cómo el filme dirigido por Michael Gracey, desarrolla los números musicales compuestos por Pasek & Paul a través de ritmos, canto y coreografías traducidos a una exquisita estética cinematográfica, es admirable. Encuadres, luz, movimientos de cámara y montaje refuerzan la puesta en escena frente a la lente y profundizan el tratamiento del tema. Hay números que ilustran los sueños de un futuro triunfador, otros que muestran el poder de resistencia de la diversidad, otros que tratan de sentimientos y frustraciones. Sobresalientes me parecen las escenas de amor entre un joven “terrestre” y una artista voladora, además del duelo de competencia masculina en la barra de un bar con vasos y botellas deslizadoras. La escena con la cantante sueca Jenny Lind, a la que Barnum organizó un tour por Estados Unidos, conmueve tanto a los personajes del filme como al espectador. Sin embargo, esa emoción se revela como trampa ya que despierta la ambición del showman por trepar la escalera social.      

El gran showman atrapa profundamente al espectador. Es al salir del cine que recordamos películas que desarrollan historias y temas acerca del arte circense y la diversidad sin ser musicales: Freaks de Tod Browning (1932), El hombre elefante de David Lynch (1980), La strada de Federico Fellini (1954) entre muchas otras. Como comunidad de personajes y artistas diversos, talentos y capacidades diferentes, espectáculo basado en el suspenso, ritual del ocio y jardín zoológico ambulante, el circo es una atracción sumamente poderosa que no ha muerto aunque sí está cambiando profundamente. En mayo del 2017, a dos meses del estreno del filme musical El gran showman, el Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus cerró sus puertas.

annemariemeier@hotmail.com