La pantalla del siglo

"45 años"

En los primeros momentos de la película 45 años (45 Years) se escucha el característico click de un proyector de diapositivas que acompaña cada cambio de imagen. Es una anticipación de sucesos posteriores que no concuerdan con las primeras imágenes del filme que muestra el entorno y los rituales diarios de Kate y Geoff Mercer, una pareja de jubilados en la campiña de Norfolk, Inglaterra. Cada mañana Kate saca a caminar a su perro Max, de regreso recoge la correspondencia, toma un vaso de aguay desayunacon su esposo Geoff quien le comenta las noticias del periódico y los pendientes de la casa. Así nos enteramos que la pareja está preparando un festejo de los 45 años de casados.

El ritmo lento de las primeras escenas obliga al espectador a ajustar su mirada a la vida pausada de una pareja de edad avanzada, fijarse en todos los detalles e interpretar cada gesto y palabra que intercambian los personajes. La pareja muestra armonía y entendimiento aunque los movimientos y el habla extremadamente lentos de Geoff son observados por la activa Kate quien está preocupada por el frágil estado de salud de su esposo. No hay duda que la ex maestra es el motor de la pareja: Es ella quien saca al perro, organiza la vida diaria, mantiene el contacto con los amigos y ex colegas y maneja hasta la ciudad cercana para preparar la fiesta. También es Kate quien recoge la carta de las autoridades suizas que le anuncian a Geoff que el deshielo de un glacial ha descubierto el cadáver de su novia de juventud quien se accidentó hace 50 años en una excursión en los Alpes. La noticia conmueve profundamente a Geoffy Kate cae en cuenta que su esposo no ha superado la pérdida ni el sentimiento de culpa por no haber podido prevenir el accidente. El choque emocional detonado por la noticia empieza a contaminar la relación de la pareja y se convierte poco a poco en una tortura para los dos. Geoff sufre una especie de regresión y le empieza a "confesar" a Kate detalles importantes de su primera amor. El hecho de que no había compartido sus recuerdos y sentimientos con Kate hiere profundamente a la mujer quien siente cómo poco a poco se desmorona el fundamento de su relación y matrimonio. El espectador entiende las emociones y el coraje de Kate pero también se pregunta por qué una mujer aparentemente segura y realizada puede sentirse tan lastimada. ¿Será porque la pareja había vivido 45 años de matrimonio en la mentira? ¿Será porque Kate, quien dominaba la relación, se siente desplazada por una muerta? Las dudas que el espectador empieza a sentir se profundizan cada vez más en la certidumbre de que en una relación de pareja el otro - al que podemos amar con todo el alma - no deja de ser un desconocido en el que no podemos confiar.

El filme narra los sucesos de manera cronológica contando los días que faltan para la fiesta que parece cada vez más insegura. En una de las escenas más impactantes del filmese revela el misterioso click - click del proyector de diapositivas de la escena inicial. Las imágenes del pasado que Kate ve por primera vez, parecen destruir definitivamente medio siglo de vida en pareja.

El director británico Andrew Haigh se basó en una cuento de David Constantin para escribir el guión y poner en escena el drama del título lacónico 45 años.La cámara de Lol Crowly construye un entorno que atestigua la vida pacífica de una pareja de jubilados que vive entre los canales artificiales de una planicie en la que se recolecta la turba, un ambiente que contrasta de manera brutal con los majestuosos Alpes en los que sucedió la tragedia de Geoff cincuenta años atrás. La banda sonora se teje alrededor de canciones que caracterizan la época, la boda y la vida en común de la pareja formada por Kate y Geoff. Sin embargo, lo que realmente atrapa al espectador es el trabajo actoral. La actriz británica Charlotte Rampling crea el personaje de Kate como dominante por fuera pero frágil e insegura por dentro. Tom Courtenay como Geoff muestra una lentitud de gestos y palabras que se debe a las secuelas de la operación del corazón del personaje pero también al creciente hastío de vivir y convivir con los demás. Por cierto, el festival de Berlín premió a los dos actores por su trabajo actoral.

Además de un estudio de pareja 45 añostambién es un estudio de la cultura inglesa y de personas de edad avanzada. "Cuando envejecemos dejamos de tomar decisiones", dice Geoff en su tradicional discurso de aniversario. Kate, por su lado, lamenta:" Extraño que hayamos olvidados lo que nos hace feliz". Al abandonar la sala el espectador no puede más que imaginarse su propia vejez y proponerse seguir tomando decisiones y no olvidar lo que lo hace feliz.

annemariemeier@hotmail.com