La pantalla del siglo

"El Valle del amor" como desierto

Valley of Love de Guillaume Niclouxmuestra a Isabelle(Isabelle Huppert) y Gérard (Gérard Dépardieu) atrapados en el Death Valley (Valle de la muerte) de California. No lo atraviesan a caballo como los protagonistas de las películas vaqueras, ni persiguen o se enfrentan a los indios que defienden su territorio. Tampoco son turistas que disfrutan de los paisajes espectaculares. Son dos ciudadanos franceses que acuden al desierto - uno de los puntos más calurosos y secos del planeta - obedeciendo al llamado de su hijo muerto. La cita es una cita con el pasado ya que de joven Isabelle y Gérard se conocieron, enamoraron, procrearon un hijo, se separaron y se perdieron de vista durante veinticinco años. El hijo que los citó antes de suicidarse prometió reunirse con ellos en algún punto y momento de su estancia de siete días.

Al conocer a Isabelle, la madre, y Gérard, el padre, nos sorprendemos de la naturalidad con la que acuden a la extraña cita, visitan los lugares indicados y esperan durante horas y sentados en minúsculas sillas plegables, alguna señal del hijo. Isabelle está convencida que el muerto cumplirá su promesa mientras que el escéptico Gérard rechaza toda posibilidad de obtener una señal. En los ratos de espera, durante los traslados, las comidas y conversaciones, la ex pareja recuerda momentos comunes, repite rituales de conversación, discusiones y peleas que parecían olvidadas. Al hablar de su hijo y del duelo por su muerte reconocen que lo buscaban y conocían poco. ¿Se sienten culpables de su muerte? “Desde luego que somos culpables”, afirma Gérard. “¡Somos sus padres!”

La película no es un típico road movie que narra una historia de duelo, reconciliación o salvación de una culpa. El “Valle de la muerte” en el que esperan una señal del hijo muerto tampoco se convierte en el “valle del amor” como lo sugiere el título del filme.  Entonces: ¿De qué trata esa extraña historia de padres separados que se reúnen por la muerte de su hijo? Al observar a los dos personajes tan distintos, al escuchar sus discusiones, argumentos y reproches y al imaginarnos sus vidas pasadas, nos damos cuenta que el tema de la película es la  situación actual de cada uno. El “alto en el camino”, la estancia en un espacio en el que el tiempo se detuvo, les permite reconocer y confesar los fracasos y el vacío interior que sienten. A través del choque entre la delgada y tensa Isabelle y el corpulento, casi monstruoso, Gérard, no sólo aflora la corporeidad de su relación sino también la fragilidad de las personalidades. El pasado quedó definitivamente atrás y la vejez está a la vuelta de la esquina. Es hora de abandonar la fe en el futuro, es hora de empezar a creer en los fantasmas y aceptar la cercanía de la muerte.

Valley of Love cuenta, además, con un atractivo absolutamente convincente: La decisión de Guillaume Nicloux de centrar la construcción y el desarrollo de los personajes en los actores Isabelle Huppert y Gérard Dépardieu. Los actores habían trabajado juntos en varios filmes; sin embargo, fue en Loulou de Maurice Pialat (1981) dónde se dieron a conocer como pareja ideal de actores  que trasmiten en la pantalla el espíritu de una época. En una entrevista en el festival de Cannes 2015, Nicloux confesó que imaginó su filme como híbrido entre documental y ficción a partir de la edad, el físico y la situación actual de los dos actores. Para crear la anécdota que narra la película se imaginó que de jóvenes los actores hubieran formado una pareja, tenido un hijo, se hubieran separado y reencontrado 25 años después. Esta integración entre los actores como personas y personajes crea un suspenso muy especial. También enriquece la película con momentos de humor realmente divertidos. En una escena, por ejemplo, un turista estadounidense aborda a Gérard Dépardieu en la alberca. Lo reconoce como actor importante y le pide su autógrafo aunque admite no recordar su nombre. De manera burlona Dépardieu le firma con el nombre de B. De Niro.

Con Valley of Love Guillaume Nicloux creó un filme fuera de serie. El filme juega con matices de híbrido entre documental y ficción, rinde homenaje a dos grandes actores al mismo tiempo que narra un drama intenso y habla de los fracasos y pérdidas que marcan una vida humana. Isabelle y Gérard disfrutan los momentos de  conversación sincera, los paisajes que los rodean, las comidas y la copa de vino que les recuerda el pasado común. Al mismo tiempo también sienten pánico frente a la amenaza de un futuro marcado por la soledad, la enfermedad y la muerte. El filme Valley of Love se disfruta y se padece como una conversación acerca de la vida misma.