La pantalla del siglo

'Heidi' y el cine suizo multicultural

Cuando se apaguen las luces después de la ceremonia de inauguración del FICG 2016 en el Telmex el viernes cuatro de marzo, la pantalla iluminada transportará a los asistentes a los Alpes suizos y la historia de la huerfanita Heidi quien llega a vivir con su abuelo a una cabaña lejos de la civilización. El filme está basado en la novela Heidi's Lehr – und Wanderjahre (Los años de aprendizaje y andanzas de Heidi) de la escritora suizo - alemana Johanna Spyri, un texto publicado en 1880 y que, junto a su secuencia Heidi kannbrauchen, was es gelernthat (A Heidi le sirve lo que aprendió) de 1881,formaba parte de las lecturas obligadas en la época en la que visité la primaria en Zürich. Recuerdo que disfruté la novela que leímos en clase, admiré como todos mis compañeritos, la inteligencia y frescura de la pequeña Heidi, quien aprende a amar una vida libre en las montañas al lado de su abuelo gruñón y su amigo Pedro, cuidadorde chivas, al mismo tiempo que se preocupa por Klara, una niña paralítica, quien conoce el entorno de Heidi y la invita a acompañarla a Frankfurt. Las novelas de Spyri no son realmente textos didácticos ni novelas sobre procesos de maduración, aunque reflejan el debate de fines del siglo 19 acerca de los teorías pedagógicas de los suizos Jean-Jacques Rousseau y Heinrich Pestalozzi.

El éxito de las novelas de Heidi siempre me ha sorprendido. La historia y los conflictos de la niña que se enamora de la naturaleza deben haber tocado fibras sensibles en lectores de todo el mundo ya que los textos se tradujeron a unos 50 idiomas, fueron adaptadas al cine en más de diez ocasiones y dieron lugar a series de televisión tanto con acción en vivo como animación. Las más conocidas son quizás la adaptación de 1937 por Allan Dwann en la que Shirley Temple interpretó a la niña Heidi, el filme de 1952 dirigido por Luigi Comencini y la animación de Toshiyuki Hiruma Takashi de 1995. La nueva versión de Heidi dirigida por el director suizo Alain Gsponer que veremos en la inauguración del FICG, es especialmente interesante, no sólo porque se ha convertido en un éxito internacional a pocas semanas de su estreno. Petra Volpe formuló un guión apegado al texto de Spyri con personajes que tienen vida y desarrollo propio y hablan tanto en lengua alemán como en dialectos suizo alemanes. El filme muestra que la vida en el aislamiento de las montañas tiene su lado cruel y fomenta la misantropía. Que el choque cultural entre las montañas y el ámbito urbano no es "blanco y negro" sino que tiene matices al igual que los debates sobre el tipo de educación que necesitan los niños. La dirección de Alain Gsponer, quien en 1998 había realizado un corto de animación con el título Heidi, resalta la belleza de los paisajes pero no cae en el kitsch de las postales. También muestra a través de una excelente puesta en escena, cómo la población padece la escasez económica, el hambre y el frío y cómo el aislamiento crea sospecha y miedo al otro. Con Anuk Steffen, una niña de la ciudad de Chur sin experiencia teatral, descubrimos a una Heidi inteligente y sensible mientras que el reconocido actor Bruno Ganz personifica a un abuelo que se refugia en la misantropía como mecanismo de defensa. (Por cierto, si quiere demostrar sus conocimientos del alemán pronuncie Haidi, con una h aspirada y una "a" en lugar de e).

El éxito internacional de Heidi y Schellenursli (El niño de la montaña) de Xavier Koller que se exhibirá en una gala, muestran que la región de los Alpes suizos no ha dejado de ser una locación privilegiada. Lo fue desde el cine silente y en los años cincuenta cuando se rodaron películas de temática campesina, casi siempre basadas en novelas de escritores de la región. A mediados de los años sesenta el universo del cine suizo se transformó gracias a los autores del llamado "nuevo cine suizo" quelograron llamar la atención del publico europeo a internacional con historias originales y socialmente significativas realizadas en la regiones francófona y de habla alemana tanto en el campo como en las ciudades.

La lista de las películas suizas que se exhibirán durante el FICG 2016 muestra la diversidad de temas y estilos que caracterizan al cine suizo actual. Por otro lado también hará evidente de qué manera la experiencia de vivir en un país multicultural con cuatro regiones culturales y lingüísticas fomenta la tendencia de los profesionales del cine de ver más allá de las fronteras. Si durante el nazismo y la segunda guerra mundial el cine suizo se nutrió de la inmigración de escritores, actores y directores refugiados dela Alemania nazi, en la actualidad muchos realizadores suizos pasan temporadas o se establecen definitivamente en el extranjero y la gran mayoría realiza películas en coproducción con otros países o la Unión Europea.