La pantalla del siglo

¡Empieza la Muestra Internacional de cine!

Antes de que acabe el año llegarán a Guadalajara las primeras películas de la Muestra Internacional de la Cineteca. Un festín de buen cine que permite que nos pongamos al día con películas que se han exhibido en festivales a lo largo del año, han ganado premios en festivales y llamado la atención del público y la prensa. En un viaje al DF pude conocer la nueva Cineteca Nacional y ver algunos filmes de la Muestra. Ambas cosas me dejaron sumamente satisfecha. La Cineteca es impresionante por su arquitectura y los cientos de visitantes que atrae día con día. El espacio con cine al aire libre se llenaba de jóvenes que disfrutaban sentados y recostados sobre petates, la función gratuita de buen cine. En las salas la proyección tiene una calidad sorprendente. Cuando empezó el filme Jazmín azul, de Woody Allen, no daba crédito. Nunca había visto una imagen de tanta nitidez ni oído un sonido tan limpio.

En Guadalajara la Muestra desgraciadamente no contará con tales lujos de exhibición. Sin embargo, como buenos cinéfilos gozaremos de un programa extremadamente rico y diverso que se proyectará simultáneamente en el Cineforo de UdG y en varias salas del circuito comercial. La muestra  arranca el 28 y 29 de diciembre con la película De tal padre tal hijo, del director japonés Hirokazu Kore-eda. La película narra la historia curiosa de dos familias cuyos hijos fueron intercambiados como recién nacidos en los cuneros del hospital donde nacieron. Puesto que los niños ya van a la escuela y fueron educados según la clase social y los proyectos de vida de cada pareja, la noticia hunde a las dos familias en una crisis profunda. La manera cómo padres e hijos tratan de solucionar el conflicto está tratado con humor y una estética sumamente eficaz que acentúa la cultura japonesa, la educación y los valores de las clases sociales que observa el filme. 

Si no conoce o nunca ha visto Distinto amanecer, de Julio Bracho en la “pantalla grande”, no pierda la ocasión para disfrutar esta obra maestra de la época de oro del cine mexicano. Realizada en 1943 y fotografiada por Gabriel Figueroa, la película sigue atrapando al espectador por la integración de géneros, la estética exquisita del blanco y negro y la actuación de Andrea Palma y Pedro Armendáriz entre otros elementos sobresalientes.

No me tocó ver Joven y bella (Jeune & jolie) de François Ozon, pero los comentarios de los espectadores y del mismo realizador prometen una experiencia cinematográfica impactante. Dice Ozon: “La película trata sobre lo que se siente tener 17 y experimentar la transformación de nuestro cuerpo. La adolescencia a menudo es idealizada en el cine. Para mí fue un doloroso periodo de transición complicado y no soy nostálgico sobre eso”. (Programa de mano 55 Muestra Internacional de Cine). Por cierto, el anterior filme de Ozon, En la casa (Dans la maison), de 2012 acaba de entrar a cartelera. La feliz coincidencia nos permitirá comparar dos filmes de uno de los realizadores más importantes del cine francés actual.

Encontrar entre los filmes de la muestra una producción chilena da un gusto enorme. Después de No, de Pablo Larraín que se exhibió con éxito hace unos meses, ahora toca el turno a Gloria, de Sebastián Lelio, un filme fresco y convincente que vive de la autenticidad y complejidad de sus personajes, en especial de Gloria (Paulina García), una mujer que a sus casi 60 años sigue experimentando la vida, el amor y la autorrealización. Ojalá Gloria encuentre distribución comercial en México porque podría convertirse en uno de los filmes más importantes del 2014. 

Érase una vez yo, Verónica de Marcelo Gomes representa al cine brasileño actual. La historia de una joven doctora que observa con dolor los problemas sociales de Brasil al mismo tiempo que busca un sentido a su vida al lado de su anciano padre, me conmovió profundamente porque muestra una preocupación acerca de un país cuyos índices económicos señalan un crecimiento mientras que la población – por lo menos la de Recife dónde sucede la trama – está inmersa en la crisis y la violencia.    

Reseñaré la película Sólo Diós perdona, de Nicolas Winding Refn en una columna aparte, no sólo porque está entre las más esperadas, sino también porque es un filme realmente extraordinario tanto por su tema como por su estética. No encuentro Jazmín azul, de Woody Allen, otro filme extraordinario, entre los filmes programados. Quizás se estrene en las salas antes del paso de la Muestra con la que el año 2014 empezará con un festín de cine.

annemariemeier@hotmail.com