La pantalla del siglo

"Carmín tropical" y la ficción documentada

Desde las primeras imágenes de Carmín tropical Rigoberto Florescano confía en un espectador que no sólo se centra en la historia sino que sabe "leer" entre las imágenes y construir significado más allá de lo que sucede en el filme. Lo primero que vemos es una serie de fotografías de dos niños que muestran cómo juegan, van juntos a la escuela, hacen la primera comunión, crecen y acentúan cada vez más una apariencia femenina para convertirse en jóvenes y atractivas mujeres que sonríen y coquetean con la cámara. En el audio se escucha una voz de mujer que habla de la amistad y el destino. La voz es grave y la manera pausada de hablar denota tristeza. De las fotos pasamos a una nave industrial con máquinas hiladoras. En medio del ruido de las máquinas una mujer con tapaboca revisa los hilos.Es Mabel a quien interrumpen en el trabajo para contestar una llamada. Después de contestar Mabel se quita el tapaboca y camina por el pasillo de la fábrica de hilados hacia la salida.Sentada en un camión foráneo vemos por primera vez su rostro iluminado por el sol que entra por la ventanilla. Su fragilidad y soledad se acentúa al caminar por el pasillo de un inhóspito edificio y durante el primer encuentro con las amigas del pueblo que le reprochan que las abandonó. "Te largaste", le reprochan las muxes. "No", dice ella, "simplemente me fui". "¿Sigues en la cantada?". "Ya no", contesta ella, sin revelarles que trabaja en una fábrica.

Los primeros minutos del filme no sólo introducen a la protagonista y su historia sino también muestran cómo el guionista y director Rigoberto Florescano trabaja y confía en su mirada documentalista para construir una ficción que respira autenticidad. Al narrar la historia de Mabel, la mujer transexual que regresa a su pueblo para buscar el motivo y el/la culpable de la muerte de su amiga, Carmín Tropical utiliza el suspenso del thriller y una trama policiaca como "empaque" parauna detallada observación del ambiente y la cultura muxe de Juchitán, Oaxaca. A través del entorno y los personajes se construye la crónica de vida de un grupo de muxes y se observa cómo han interiorizado su rol femenino, cómo son aparentemente aceptados pero también se exponen a la discriminación y el odio homofóbico.

La sutileza con la que Florescano muestra a los personajes y su entorno resulta de la empatía y el profundo conocimiento del ambiente, resultado no sólo de su ascendencia oaxaqueña sino también de una indagación de varios años. El director evita por ejemplo, mostrar a los muxesen los coloridos y llamativos trajes de las mujeres del Istmo que se resaltan en series fotográficas y documentales. También los actores se identifican perfectamente con los personajes. José Pecina en el papel de Mabel, Juan Carlos Medellín como la perezosa Darina contagian al espectador con la languidez de las tardes calurosas pasadas en hamacas y con cervezas frías y pláticas juguetonas. También el ambiente del cabaret en el que Mabel cantaba y Daniela hacía su show, los cuartos de hotel y las solitarias playas son espacios vivos que juegan un rol importante en la trama. Mabel, al igual que el espectador, observa el entorno con distancia. Para Mabel el reencuentro con su pasado despierta su sentimiento de culpa hacia la amiga que abandonó mientras que el espectador observa con preocupación cómo los personajes se arriesgan.

Muxes: auténticas intrépidas buscadoras de peligro es el título del documental de Alejandra Islas de 2005 que ilustra también la situación de los personaje de Carmín tropical. Mabel se parece un poco al protagonista de Norteado, la primera ficción de Florescano (2005), en la que los intentos frustrados del protagonista de cruzar la frontera con Estados Unidos, emocionan pero también preocupan al espectador. En Carmín tropical el suspenso del espectador es doble: Por un lado acompaña a Mabel en la indagación de la muerte de Daniela y por el otro se preocupa por los"intrépidos"personajes del filme que viven - y aman- en constante peligro. El peligro latente está presente en escenas e insertsde planos y fotos fijas que construyen un relato en varios tiempos y niveles. Parecen material de archivo que documenta un caso criminal pero son parte de una ficción y una película que atrapa por distintos tipos de suspenso y su profundo valor documental.

annemariemeier@hotmail.com