Agenda Cultural

Que Viva la Danza

“Este Primer Concurso de Coreografía Intramuros, es algo más de lo que ofrecen otras instituciones” dijo Jaime Hinojosa , director de la Escuela Municipal de Danza Contemporánea de Torreón, y se quedó corto porque mi Agenda Cultural se llenó de emoción y calidad con el entusiasmo, las ilusiones y la disciplina de  cinco jóvenes promesas de la danza que son, además, el relevo generacional , como escribió esa misma noche de diciembre  el contrabajista Gabriel Robles: “Mezquite 2.0”. 

Los adolescentes que estudian la licenciatura en danza contemporánea llenaron el espacio del salón de su escuela con la emotividad que sólo el arte es capaz de proporcionar, frente a ellos sus papás, maestros, invitados y la mirada atenta, sorprendida de los niños que quizá el día de mañana sean las nuevas generaciones de bailarines en esta pequeña Pampa abierta al sol y al vendaval de mayo (Carlos Montfort).

Cinco coreografías que no fueron vistas antes por los profesores de la escuela, una titular de cátedra Sara Ovalle que fue la anfitriona perfecta del Concurso y un jurado formado por Gabriel Robles,  director de la Escuela de Música Silvestre Revueltas de Gómez Palacio y el director de Plan B y director escénico Alam Sarmiento,  sorprendidos desde el principio por un verdadero suceso en La Laguna.

Un  paso adelante en la historia del arte y la cultura de la región, sin duda alguna, una noche de sorpresas maravillosas que nos cautivaron, por la seriedad de los jóvenes, el ánimo con el que se presentaron en el escenario, quizá por primera vez, y el cuidado que pusieron en cada uno de los detalles de la convocatoria.

Ganó Nidia Mariel Soto con “Auroras Constantes”, una coreografía muy bella y en segundo lugar quedó Victoria Eugenia Pérez con “Un Sueño Mutuo” que realmente compartió con el público; el mejor bailarín fue Gilberto Acevedo y la mejor bailarina la hermosa Ariadna Cigarroa. La última sorpresa de la noche fue que hubo un Premio Especial del jurado para Daniella Iveth Guzmán y sus cuatro bailarines de “Adriático”, una beca para estudiar música.

Fue una noche realmente grata, los jóvenes mantienen viva la esperanza de vivir en un lugar mejor. Hoy es Nochebuena y comparto con ustedes los buenos deseos por una Agenda Cultural de paz y humanismo. Como dijo Jaime Hinojosa al terminar el concurso ¡Viva la Danza! 


jose.reyna@milenio.com