Agenda Cultural

Tatul

Veo a Tatul salir a escena, los demás músicos de la Camerata de Coahuila se ponen de pie para recibirlo, es el concertino, el líder, el camarada sonriente, el amigo; para muchos de la orquesta, el que facilitó su camino desde Armenia, Georgia, Rusia o Ucrania, hasta Torreón, Coahuila. El maestro se sienta al frente del grupo y saluda a Ramón Shade cuando éste llega a su cátedra.Lo distingo todo desde mi asiento en la fila L del teatro Nazas, donde aplaudo cada quince días como un breve y sentido reconocimiento a la labor en el semi desierto, de una agrupación optimista que comparte sueños con cientos de laguneros desde hace 20 años.Tatul Yeghiazaryan sonríe con ese dejo humanista, sencillo, humilde y cálido que lo caracteriza, toma su violín y se transforma en el fabricante de sonidos y sueños que comparte generosamente con los 1,200 espectadores de la noche. El músico llegó de muy lejos,  para entregarnos su arte, nosotros lo recibimos como se acostumbra en esta  tierra bendita del fin del mundo, con apertura, sonrisas y carne asada. Vino desde Armenia para hacer escuela y para ejercer todos los días la tarea de educar en el colegio Cervantes, de atender a promesas como Pamela Mireles, hacer amigos y abrir caminos al lado del maestro Ramón Shade, su amigo Toño Méndez Vigatá y su familia: su esposa y sus hijos,Y aquí se quedó.Tatul vino a dormir, a reposar el sueño profundo,  en nuestra pequeña pampa, a tocar en los teatros de Coahuila, México, Colombia, a dirigir la orquesta en el estado,  escuelas y museos, a ser un educador de tiempo completo.Pero sobre todo vino a dar generosamente su vida por una tierra que no era la suya y terminó siendo su hogar, vino del otro lado del mundo,  a tocar su violín, a fundar grupos como Sarabanda a dar espectáculos inolvidables con su “Tatul Tango”. Llegó hace 18 años para seguir soñando una vida de gestión cultural, director de orquesta, violinista y  a conquistar el corazón de los que lo escuchamos, platicamos con él, intercambiamos algunos saludos por FB…Lo veo salir al escenario, sonreír, más  tarde agradece los aplausos, se pone de pie, sale del foro. Es Tatul, el músico que  se instaló en medio de los mezquites y pirules, ofreció lo que tenía, solo eso, su corazón entero… y se quedó a dormir con el arrullo del canto de los chanates y las tórtolas.Los demás músicos de la Camerata salen detrás de él. El maestro Shade también; hace un ademán cuando pasa junto a Tatul y lo ve dormido, shhh, susurra, no lo despierten, está soñando con el concierto de la próxima semana …


angel.reyna@milenio.com