Agenda Cultural

El Seminario de Torreón

El vitral de la Casa Montaña deslumbra a propios y extraños que recorren los jardínes del Seminario de Torreón “Santa María Reyna”, o que lo admiran desde el interior de la capilla que acaba de ser restaurada por el arquitecto Germán Vargas.

El lugar sagrado es una joya en La Laguna, un ejemplo de sencillez, belleza pulcra y líneas horizontales que alegran el espíritu y deleitan el curriculum de La Laguna al momento de hablar de turismo, historia del arte, cultura regional  e identidad regional.

En vísperas de convertirse en una universidad abierta al público, el Seminario fue restaurado en toda su área educativa, aulas, biblioteca, aula magna, cubículos de profesores, pasillos, rampas de acceso, cancha de futbol rápido con pasto artificial, un verdadero ejemplo de renovación con respeto a los orígenes de la arquitectura  comarcana: la del ladrillo y la conjunción con el entorno. 

Dos espacios lo confirman: la cruz monumental que ve hacia la Sierra de las Noas, un enorme hueco en la fachada de la avenida Salvador Creel, muy cerca del cauce del Río Nazas, y el espejo de agua con el muro llorón en la entrada a la capilla dedicada a Santa María Reyna.

Pero la otra ala no desmerece la belleza del Seminario, es el área dedicada a los dormitorios de los estudiantes de Filosofía, por un lado y de Teología, en el otro extremo, con sus elementos típicos de la arquitectura internacional de los años cincuenta, con remembranzas a la construcción utilitaria de Le Corbusier y que tiene “hermanas” constructivas en la región como el  antiguo edificio de la sección de primaria en el Instituto Francés de La Laguna  en Gómez Palacio, o toques modernistas que son herencia de la misma intención, como el Colegio Cervantes, del arquitecto Antonio Méndez, en esta ciudad.

Áreas que continúan su acento utilitario en el  acceso a la institución educativa;  una serie de espacios para la administración; todo con un dejo de espiritualidad que es bien recibida por el usuario.

Este recorrido lleno de alegría y sorpresas no exime a otros que son parte de la rica arquitectura  religiosa en la región: el Templo metodista San Pablo en la avenida Morelos, la Primera Iglesia Bautista de Torreón en la calle  Cepeda, la mezquita Soraya en San Isidro o la Stupa Bon  en el centro de retiros Chamma Ling, en La Partida. 



angel.reyna@milenio.com