Agenda Cultural

Rendir frutos

El joven pianista Ricardo Acosta, a pesar de todo, continúa con sus estudios formales, la violinista Pamela Mireles y su hermano el trompetista Isaac, siguen en la ciudad de México estudiando su licenciatura en música… son solo tres ejemplos de jóvenes que tienen muy claro su proyecto de vida y además de talento tienen disciplina y siguen el camino de sus sueños. La Laguna es un semillero de actores de teatro y cine, pintores, músicos, escritores que surgen de escuelas formales e informales, de grupos de trabajo, de cafés y de la calle, falta una educación formal en todas las artes, eso es verdad, pero a pesar de todo siguen surgiendo talentos.


En la agenda cultural de la semana pasada no incluí a una estupenda escuela parroquial, de la colonia Las Dalias , en el sur de la ciudad: Santa Cecilia, que ha sido  dirigida por  músicos como Rolando Gotés,  Cuty Martínez y actualmente Juan Barrios. Trabajan en un local de la iglesia Santa Cecilia y son apoyados por el Patronato del teatro Isauro Martínez, los niños y jóvenes que asisten a clases han estudiado con grandes músicos de la región y sus conciertos de jazz son famosos en toda la región.


La labor que lleva a cabo esta escuela sencilla, humilde y de gran  calidad ha repercutido porque sus niños y jóvenes , igual que otros alumnos de Mariana Chabukiani, pianista de la Camerata de Coahuila, o los jóvenes del colegio América, pueden continuar sus estudios musicales en cualquier escuela cuando terminan la preparatoria.


Este lunes 15 a las 17:00 horas el público podrá escuchar a los músicos de Santa Cecilia, será en el teatro Isauro Martínez, y a la misma hora, los alumnos de la sección de música del colegio Cervantes, ofrecerán una demostración de fin de año en su misma escuela. Dos oportunidades para constatar que lo escrito en  esta agenda  es verdad. Regreso al caso de Pamela e Isaac, comenzaron en Santa Cecilia, igual que los hermanos Dassaev y Hadasa, pianista él y flautista ella, y luego fueron incluidos en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Torreón hacia 2010. Ahora los hermanos Mireles estudian en la Escuela Nacional de Música, Dassaev sigue con sus estudios en la academia de la maestra Chabukiani y Hadasa pasa una temporada en el sureste de México.


Son solo algunos casos de éxito en una escuela que necesita mucho, mucho apoyo de todos, de los tres niveles de gobierno, de los ciudadanos de esta noble tierra, que debemos acudir a sus llamados cuando tocan en plazas, museos, teatros, centros comerciales y que, sobre todo, debemos estar prestos a reconocer su calidad a nivel nacional.


Hay más maestros que ponen su grano de arena para hacer más grande a la región, muchos de ellos son músicos que pertenecen o han pertenecido a la Camerata de Coahuila.


angel.reyna@milenio.com