Agenda Cultural

Promoción Regional

Se comienza a tener conciencia de que solo si se trabaja en redes se podrá sobrevivir, tener impacto con los programas culturales que se promuevan y crecer. Muchas instituciones de  hecho solo firman  convenios, posan para la foto de rigor y se olvidan de que el trabajo asociado con pares y personas e instituciones aparentemente ajenas a ellos, se podrá seguir en este mundo globalizado, en crisis permanente y cada día más deshumanizado.Es una pena que aún hay personas que encabezan instituciones culturales como si estuviéramos en 1960, o antes. No solo no se han actualizado, sino que desconocen el vocabulario de hoy, no se asoman a los avances tecnológicos y por tanto desconocen las maravillas gratuitas, o posibles de subvencionar con capitales públicos y privados y estorban más que ayudar a sus organismos.Hay personas bien intencionadas, pero manejan un discurso anacrónico y no se subieron al autobús de la profesionalización, de la mejora continua, de la autocrítica y del rompimiento de clisés y dogmas que no solo se escuchan anticuados, sino que son un verdadero obstáculo para cualquier persona o institución. La promotoría y gestoría cultural cambian a pasos agigantados y las personas e instituciones que ofrecen cursos, talleres y reflexiones sobre esos cambios, como lo hace atinadamente la Dirección Regional de Culturas Populares en Ciudad Lerdo, o a nivel personal la experta en el tema Mayté Cordeiro, deben tener mucha paciencia para poder encontrar eco en sus propuestas.Se puede ver en la cartelera cultural que hay personas como Venus Serrato , agrupaciones como la productora teatral Página en blanco, o instituciones como el teatro Nazas, que desde su juventud y deseos de aprendizaje, aprenden rápido a  buscar recursos y presentar proyectos de forma profesional. Ese es el camino, saber buscara, solicitar con una calidad de trabajo como respaldo y cumplir adecuadamente para cumplir con los requisitos de instituciones como el Conaculta o fundaciones extranjeras.Y es una lástima que personas e instituciones de todas las edades, tendencias estéticas, formas de vida institucional y objetivos, desaprovechen la oportunidad de renovarse, actualizar sus formas de trabajo y pensamiento y puedan vivir con cierta holgura por cada proyecto que pueden concretar con estas becas y recursos de las iniciativas pública y privada.Hay casos afortunados en la región, los teatros Isauro Martínez y Nazas, la Camerata de Coahuila, el museo Arocena, Mezquite danza contemporánea y sus bailarines y otros, en cambio, otros casos donde el esfuerzo y la calidad se diluyen, lamentablemente. 


angel.reyna@milenio.com