Agenda Cultural

Museo para la ciudad

Me llamó la atención ver a José Campillo con un mazo en las manos y listo para iniciar el derrumbe de la casa de la avenida Morelos, pensé que estaba enojado por algo.

Leí la nota y pensé: ¡Bien, este país tiene remedio! un alcalde norteño tomó la cultura en sus manos y marcó el inicio de la construcción de una plaza anexa al museo de la Ciudad de Gómez Palacio que actualmente rehabilitan con un presupuesto de 20 millones de pesos, y lo hizo bien, es el rescate de una casa histórica, la de la familia Faya, será un museo para la ciudad y se trata del rescate de un pedazo del centro, que si bien tiene pocos vestigios históricos en pie, lo que hay debe resguardarse.

Pero hay más ejemplos de fincas a valorar, rescatar, restaurar y promover como patrimonio de la ciudad, como las casas de las banquetas altas, donde ahora residirá la Escuela Municipal de Música Silvestre Revueltas, el edificio del antiguo Emporio, las casas vecinas del sanatorio San José, las casas de cantera en la avenida Hidalgo y calle Urrea, y la antigua estación del ferrocarril atrás de la presidencia municipal.

Campillo ha sido el líder en la intención de conmemorar las batallas de La Laguna, el alcalde que reivindica a viejos barrios como testimonios de la historia del municipio, como Trincheras y su posibilidad de contar con un centro comunitario en el Cerro de la Pila y el alcalde que se ha preocupado por llevar la cultura a los barrios y ejidos, están de testimonios, vean que no miento, el de Dolores y el del Siete (en Dinamita) y el que se preocupó en serie por el acto de  vandalismo juvenil en pinturas rupestres en la Sierra del Sarnoso.

Estas acciones sencillas, coloquiales, un alcalde con un mazo en la mano, un joven político que abre espacios para el re encuentro social, un equipo de trabajo tratando de administrar bien los recursos para dejar a la comunidad trabajos realmente trascendentes, centros de reunión social para bailar, cantar, contar historias, un museo para admirar la belleza del Gómez Palacio que se fue, las calles para la ciudadanía.

Queda un año para que Pepe Campillo pueda terminar otros proyectos que sumados al Domingómez, colaboren a ese discurso político sustancial: recuperar los espacios públicos para la familia. 


angel.reyna@milenio.com