Agenda Cultural

Museo Ambientalista

Los museos deben actualizarse para responder a necesidades reales de sus visitantes y ser reflejo de lo que promueven en sus salas, conferencias, cursos, exposiciones y discursos oficiales en folletos.

El Museo de los Metales, de Met Mex Peñoles, es un ejemplo de esto; promueven el cuidado ambiental y tienen un programa de reciclaje de papel, de cuidado con el manejo de residuos y un concurso interno de fotografía sobre el medio ambiente que tuvo su premiación el Día Mundial del Medio Ambiente el 5 de  junio.

Vanguardia que invita  a revisar nuestra conducta ciudadana  en el entorno que nos tocó vivir.Este programa permanente de cuidado del medio ambiente, de uso responsable del consumo de energía, gasolina, agua o basura,  es parte de una política cultural amplia, responsable y que va más allá del discurso.

Eso cuesta tiempo, labor de convencimiento, dinero y, sobre todo es una forma de vida que se enfrenta a la sociedad del derroche y el ocio en que hemos sido mal educados.

Presenciar una obra de teatro en un local limpio, pintado, con buenas sillas, bien iluminado; ver en escena a actores y actrices vestidos adecuadamente, con un maquillaje correcto conforme a las demandas del autor, o acudir a una conferencia en un sitio higiénico son premisas obvias en otras partes, pero que debemos revisar en nuestro ambiente y trabajar, cada quien desde su trinchera. 

Merecemos vivir mejor, tener un nivel de vida digno y en ello no solo tiene que ver  cuánto ganamos o cuántas horas empleamos  cada semana en el trabajo, sino cuál es nuestra actitud ante el medio ambiente que nos rodea, del que somos en parte responsables.

Cuando niño vi una caricatura de Disney con el Pato Donald que tiraba cáscaras de plátano y papeles en la calle, lo llamaban  ¡Cochinón! Así inicia una sociedad digna,  limpia de principio a fin,  a partir de nuestra casa, la banqueta de la cuadra, arbolada, bien pintada…Cuesta lo mismo vivir en la mugre que en la limpieza.

No es fácil porque estamos acostumbrados, aunque no tengamos, al despilfarro, a la moda.

El Museo de los Metales, instalado en el interior del conglomerado de oficinas de la empresa, nos invita a consumir con responsabilidad, seremos mejores y más felices. 


angel.reyna@milenio.com