Agenda Cultural

John Reed para Meyer

El historiador y periodista, doctor  Lorenzo Meyer Cossío, Premio Nacional de periodismo 1989 y Comendador de la Orden de Isabel la Católica, vendrá a La Laguna el 20 de abril para recibir el reconocimiento a la trayectoria periodística “John Reed” que otorga el Proyecto Cultural Revueltas, de Villa Juárez, que preside Fernando González Achem.

El ex académico del Colegio de México y profesor de la UNAM, visitará San José del Aguaje, municipio de Viesca, lugar de nacimiento de su mamá y los organizadores del premio le invitarán a cruzar el Río Aguanaval para visitar Estación La Mancha, lugar de nacimiento de la señora Herculana Adame de Fernández, madre del guerrillero José Juan Fernández Adame, uno de los 13 atacantes del cuartel militar de Madera, Chihuahua el 23 de septiembre de 1965.

La Fundación John Reed ha otorgado este reconocimiento a tres periodistas que no pudieron venir a La Laguna a recibirlo: Julio Scherer, Carmen Aristegui y el año pasado Elena Poniatowska.

Ahora recibirán la visita del periodista de “Punto de Partida” del canal 11 del Politécnico, que participará en una serie de actividades que incluirán una lectura colectiva del capítulo 8 de  “México Insurgente” en la Narro Laguna y un discurso del historiador de la Revolución Mexicana y de las Relaciones Exteriores de México. 

Meyer es colaborador de varios espacios periodísticos en medios impresos y digitales, aprovechará la ocasión para visitar el terruño de su familia y también La Mancha, quizá escuche el corrido de Tiburcio y Manuel y platique con algunos sobrevivientes de los movimientos armados de los años sesenta y setenta en México y seguramente con los integrantes del Proyecto Revueltas; profesores jubilados que reconocen el trabajo de periodistas mexicanos  y que, como otras agrupaciones ciudadanas, hacen con poco lo que instituciones oficiales omiten por flojera, desconocimiento o artimañas políticas y terminan aprovechando los reflectores en el momento adecuado.

Lorenzo Meyer  en los municipios laguneros, entre los terregales, en ejidos casi despoblados, en la memoria colectiva fresca que recibe a los hijos pródigos que ni olvidan sus raíces. Serán buenos días para escuchar el corrido de San José del Aguaje: “Qué bonito es mi rancho/ de él me estoy acordando/ qué bonito es el aguaje/ por tí yo estoy suspirando.... 


angel.reyna@milenio.com