Agenda Cultural

Historia del Derecho

El doctor Jesús Sotomayor inicia su libro “Historia del Derecho y la Abogacía en México” citando a Ortolán: “Todo jurista debe ser historiador y todo historiador debe ser jurista”, contundencia universal que llama la atención del joven estudiante y del abogado para que reflexionen sobre la importancia de la historia “esa ciencia del conocimiento humano”.

A estas frases se suma un espléndido prólogo de Carolina Viggiano que confirma el dicho “si lo bueno es breve, mejor”, escritura que observa la valía del texto editado por Porrúa.El análisis de la historia es la reflexión sobre la cultura, desde Mesopotamia, hasta la actualidad; del derecho y la abogacía en México, desde la prehispania, hasta los juicios orales.

Un universo que es resumido con eficacia por un educador formado en la UAdeC y que ha sido profesor, coordinador de la misma universidad pública en su Unidad Torreón e impulsor de generaciones de abogados que hoy destacan al lado del catedrático que lleva 22 libros editados y ya está trabajando en el número 23.

Asomarse al libro dedicado a Rubén Moreira Valdez, implica la necesidad de revisar la vida del Congreso Estatal en los últimos cuatro años, significa revalorar la tarea legislativa de uno de los Congresos más reflexivos y propositivos del México de principios del siglo XXI y llama a los investigadores para que ejerciten la reflexión crítica y analicen la trascendencia real de esta tarea legislativa local.

Para llegar a esa dedicatoria, Sotomayor Garza hurgó en las costumbres prehispánicas, sobre todo entre los aztecas y sus leyes, su forma de entender y hacer justicia y de la forma en que el país se ha transformado desde la llegada de los españoles y su herencia greco romana, hasta el momento actual y su camino hacia el juicio oral.

En lo personal me atraparon los capítulos cuarto y quinto porque son la esencia de la patria, el cimiento del Derecho del México independiente no solo en el papel, sino en la práctica de un Derecho nuevo, revolucionario a partir de la fundación de la patria y de las patrias americanas y, por qué negarlo, el capítulo sexto dedicado al Derecho en la época revolucionaria, el germen del México actual.

Sotomayor nos lleva por el camino de la historia, lo hace con la sencillez del profesor que ama su trabajo en el aula y que antes de que termine el día ocupa su lugar en el despacho del centro de la ciudad y trabaja con sus fichas, sus archivos, sus recuerdos, lo hace con la humildad del que domina un oficio humanista y rinde cuentas a sus lectores en cada edición. 



angel.reyna@milenio.com